Artículos de broma

Gobierno por inspección

06.01.2016 | 05:00

Un partido de verdad interesado en la regeneración de España tendría poco interés en la segregación de territorios donde la corrupción es tan española como en el resto y no alcanza la categoría de hecho diferencial. Europa no necesita más países corruptos. Bastante tiene con superar la colitis postsoviética. Un aspecto de la putrefacción nacional es el intolerable fraude fiscal. Todas las facilidades de desgravación para las grandes fortunas han sido recompensadas por éstas engañando a Hacienda. El fraude fiscal español no ha hecho más que aumentar desde 2000, cogidito de la mano de la corrupción general.

Quizá haya consenso en que un país donde se pagan los impuestos es más limpio y mejor que un país donde el que declara es prácticamente tonto y en el que se exprime donde es fácil de recaudar lo que otros no pagan. España dedica a la persecución del fraude la mitad que Alemania y un tercio que Francia. No se sabe la profundidad de la economía sumergida en España, por su propia naturaleza sumergida y oscura, pero las calas miden que es entre el 20% y el 25% de todo lo que produce el país en un año. Hacienda no huele 1 de cada 4 o 1 de cada 5 euros de lo que produce España. Sí, está el fontanero del IVA; sí, está el empleado por miseria que figura como parado; sí, está el dentista que blanquea en negro y sí, más del 60% de ese dinero escondido dentro o fuera del país pertenece a las grandes fortunas y a las grandes empresas.

Un partido interesado de verdad en la regeneración de España podría facilitar la gobernabilidad a cambio de hacerse con la linterna de la inspección fiscal para sacar a la luz la mayor cantidad posible del dinero gorrón que se obtiene en el país, usando el país y sin pagar el recibo de la comunidad del país. Hay tarea. Pocas noticias serían mejor recibidas que un dinero que hace falta y el fin de una impunidad que huele a pies.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine