En corto

Hablando del rey de Roma

16.01.2016 | 05:00

En la provincia de Hispania, sea Ulterior o Citerior, podemos hacer nuestra vida sin preocuparnos de lo que ocurre en Roma, pero ese es un modo de engañarnos, pues al final el Imperio es el imperio, y si, por poner, llegara Trump a la Casa Blanca, algo de su turbia riada se nos metería en casa, por lo que hay que ocuparse. Aunque haya una norma implícita según la cual no se deben hacer chistes con nombres y apellidos, Donald Trump hace política a trompazos, sin la simpatía de Donald Duck. Felizmente su extremismo no recuerda a Ronald Reagan («derecha compasiva»), sino a una versión a lo bestia del senador por Arizona Barry Goldwater, quien, por su radicalismo, llevaría al Partido Republicano en 1964 a una de las derrotas más rotundas de la derecha USA. Visto así, Trump podría ser una bendición para los demócratas (y para todos), si fuera candidato dentro de 10 meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine