El Palique

Garzón el mediador

Ir a ver al Rey impone hasta al más republicanote. Tal vez por eso se sale convencido de que uno está llamado a una misión histórica

21.01.2016 | 05:00

Alberto Garzón se llegó a ver al Rey, habló con él una hora y salió luego convencido de que puede ser el árbitro decisivo. Menudo café tienen que dar en Zarzuela. «Seré el facilitador para que el PSOE y Podemos alcancen puntos de encuentro imprescindibles», afirmó en rueda de prensa. Es lo que tiene hablar con un Rey, que por muy republicano que seas siempre sales de la conversación algo impresionado o impactado, un poco elevado de espíritu, convencido incluso de que la historia puede asignarte un poder relevante. Una gran misión. Garzón tiene dos escaños. Bueno, él uno y otro Izquierda Unida, a la que ya nadie llama así. Los dos escaños de Garzón valen un potosí o su peso en oro o lo que dos auténticas y bien cocinadas lubinas salvajes, aunque si Pedro Sánchez pacta con el PNV y Podemos lo único que tendría que hacer el pequeño bosque de siglas restante, periférico y de izquierdas, es abstenerse. Es la paradoja: Garzón ofrece toda su acción cuando no haciendo nada (abstenerse) lo hace todo. IU y Garzón hicieron una magnífica campaña y la ley electoral además les ha sido particularmente injusta.
El malagueño está por tanto legitimado para espolear, desequilibrar, tener su minuto de gloria, decirle al Rey «tú lo que eres es ciudadano Felipe de Borbón» y adornarse con otros gestos para que no quede más remedio que sacarlo en el Telediario. IU ha intentado un grupo propio con los de Bildu y ERC pero el reglamento se lo ha impedido. Ya ven, a veces el reglamento es hermano del sentido común y la coherencia y no deja que la izquierda, esencialmente internacionalista, procree grupo o lo que sea con cantonalistas, independentistas o idólatras del campanario de su pueblo. El árbitro soy yo, parece decir Garzón, que también podría decir ´yo el pacificador´. Si se quedara en paro siempre podría montar un servicio de conciliación laboral. Poner de acuerdo al PSOE y a Podemos era hace una semana imposible, ayer se veía próximo y cuando Rajoy caiga en dos votaciones sucesivas estará cercano. Así está el panorama, que no obstante es cambiante. Nadie quiere perder protagonismo. Lo pernicioso en esta fauna de prescindibles es parecer innecesario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine