Tierra de nadie

Más claro

29.01.2016 | 05:00

Hay materias de las que sabes más cuanto más las estudias. Con la política actual nos sucede al revés. Leemos los periódicos, escuchamos las tertulias, acudimos a los textos de referencia de los expertos, discutimos la situación con la familia desde que nos sentamos a la mesa hasta el café. Deberíamos entender algo de lo que ocurre, pero la impresión es que no comprendemos nada. A ver, hablemos con propiedad: disponemos de un discurso para andar por casa. Cada uno tiene su opinión como cada uno tiene su culo, pero así como el culo, feo o bonito, es personal e intransferible, las opiniones parecen compradas en las tiendas de Todo a cien.

–Nos hemos quedado sin opinión.

–Manda al niño a los chinos y que compre un par de ellas. De paso, que traiga unas cervezas.

Durante los últimos años hemos hecho un master en política y en economía. Si hubiéramos dedicado al aprendizaje del inglés las energías que hemos dedicado a estas materias, habríamos alcanzado el nivel uno. Pero continuamos sin saber inglés y los movimientos políticos, que tanto afectan al bolsillo, nos superan. Y no se trata solo de nosotros, gente del montón, es que a los analistas políticos les ocurre lo mismo. Si se les exigiera a estos sabios la precisión que se le exige al constructor de puentes, no habría quedado ninguno en activo. Digo esto desde la experiencia de quien los escucha y los lee con una atención que evidentemente no se merecen. Sabemos que la materia con las que trabajan es ardua, complicada y volátil, pero por eso los admiramos. ¿Y qué nos dan cambio?

Dolor de cabeza. Eso es lo que recibimos de ellos después de haberlos escuchado durante cuatro horas en la Sexta. Por favor, necesitamos comprender el mundo, conocer un poco sus entresijos, saber adónde conduce esta tubería y adónde esta otra. Con pocas palabras, a ser posible. Fíjense en el estudio de Oxfam Intermón. Lo lees y ya. El mundo está dividido en estos y los otros y tú te encuentras en el sector de los otros. O a punto de caer en él. Más claro, agua.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine