El Palique

Reunión de aventajados

31.01.2016 | 05:00

Lo bueno de todo esto es que ves a gente que creías muerta. Con «Todo esto» nos referimos a la situación política. A las dificultades para formar Gobierno. Un grupo de veteranos del PSOE se reunió a final de esta semana en Madrid. En la villa y corte llena de neblina, rompeolas de todas las conspiraciones, mentidero gigantesco donde estos días hasta los quinquis y las lumis hablan de política, se citaron exnotables como Rodríguez Ibarra, Corcuera, Juan José Laborda, Leguina o Eguiagaray. Cuándo uno es exnotable, ¿es ahora sobresaliente o aprobado?. Víendolos, uno se transportaba mentalmente a los telediarios de los ochenta o noventa, donde gentes como estas lucían en plenitud de vigor mandando mucho, haciendo leyes para derribar puertas, timoneando destinos de comunidades autónomas, dirigiendo ministerios de enjundia, saliendo en portadas, porfiando con célebres microfonistas, arrimados a la cima de la vida nacional, plena de bipartidismo. Algunos de los citados dijeron a los informadores que aguardaban a las puertas del restaurante que el cónclave no tenía nada de extraordinario. Que era un reunión de amigos que periódicamente se encontraba para intercambiar recuerdos. Uno de ellos se mostraba tan pesaroso que le faltó decir que el objetivo de verse era cerciorarse de que nadie habia cascado. Leguina llegó tocado con boina y con un bigotón blanco. Pudiendo quedar en nuestro imaginario como el novio escritor de Charo López va camino de parecer un jubilata de extrarradio que se viste bien para el aperitivo sabatino. A Corcuera se le veía viejo pero en forma. Ahora que lo pienso, a Corcuera nunca se le ha visto joven. Está muy lúcido y analítico, parece que hubiera empleado los años que lleva sin ser ministro en leer algo. Corcuera o corcuese, se decía en feliz retrúecano hace años. Tiene la lucidez de la rama que en el PSOE se cree más lúcida: la no quiere saber nada de Podemos. Esta rama tiene una subrama: la que sí querría algo con Podemos pero sufre diarreas y depresión severa si hay que entenderse también con los nacionalistas. Los veteranos debieron invitar a alguien joven, dado que el riesgo que sufren es que se visualice que su potura política es sólo la de los que tienen muchos años. Y no es así. En el PSOE hay más clanes que en las tribus del Amazonas. Felipe González es un clan en sí mismo. Hasta Alfonso Guerra ha aparecido. De Guerra nunca hemos pensado que estuviera muerto. Pero fíjense cómo está la cuestión de complicada que hasta alguien como él que se caracteriza por hablar muy clarito parece que lanza mensajes crípticos. O eso o que el que está viejo es el que suscribe y está perdiendo la capacidad de interpretar a los oráculos y las reuniones de antiguos alumnos aventajados ¿o alumnos aventajados antiguos?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine