En corto

Puestos a comparar

10.02.2016 | 00:47

Tal vez lo que alimente la secreta pasión de algunos votantes socialistas de media edad por el tándem Sánchez-Iglesias sea su memoria infantil o juvenil, cuando Guerra cabalgaba fusta en mano a la grupa de un glorioso González, pues los buenos tiempos marcan a fuego y su pérdida deja una cicatriz indeleble. Ahora esa cicatriz les provocaría un estimulante picorcito. Desde luego Sánchez no es González, pero Iglesias tampoco es Guerra. No sublimemos el pasado: es posible que Iglesias tenga más teoría política que Guerra a su edad, no le vaya a la zaga en capacidad de comunicación, sea igual de fiable en asuntos tales como la unidad de España, y no tenga más peligro que el de Sevilla para el sistema económico. Sin embargo a Iglesias le sobraría impulsividad o le faltaría templanza. Frío, duro, templado, impenetrable, aquel gran jugador que fue Guerra no tenía parangón ante el tapete.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine