La Mirilla

243 días y dos huelgas

Tanto los trabajadores de Limasa como los hosteleros amenazan con huelgas que podrían afectar a la Semana Santa

11.02.2016 | 00:47

Al alcalde de Málaga se le multiplican los conflictos. Desde que se conoció la pérdida de la mayoría absoluta en las pasadas elecciones municipales estaba claro que De la Torre iba a tener mucho que dialogar en este mandato. Y si no tenía bastante con la oposición ahora, 243 días después de su investidura, tiene a dos importantes colectivos en pie de guerra. Por un lado, a los trabajadores de Limasa. Un conflicto que se arrastra desde hace años y que vuelve a estar enquistado. En diciembre la huelga quedó suspendida pero esta misma semana se ha vuelto a convocar a partir del 20 de febrero y con amenaza de llegar hasta Semana Santa si no hay un acuerdo. Una protesta que se sumaría a la que acaba de anunciar otro importante colectivo como es el de los hosteleros. Las dos asociaciones se reunieron ayer en asamblea para hacer frente común ante lo que consideran un «acoso» del Ayuntamiento por el tema de las terrazas. Y dicen estar dispuestos a cerrar incluso en Semana Santa como medida de presión. Esta es su respuesta al reciente anuncio del equipo de gobierno de que pondrá en marcha un plan de inspección y control de todos los locales de hostelería de la ciudad. Las sanciones si se detectan anomalías pueden ir desde la retirada de la terraza hasta el cierre del establecimiento. Mano dura contra los excesos aunque a buenas horas.

El Ayuntamiento tendrá que hacer frente en un apretado periodo de tiempo a estos dos conflictos, que no son nuevos y tal vez se arrepienta ahora de no haber sido capaz de dar la mejor solución a ambos temas en vez de poner parches. El problema con los trabajadores de la empresa Limasa ya se cerró en falso tras la anterior huelga como se ha demostrado con el tiempo y ahora huele a podrido de nuevo. Y otro tanto con las terrazas, que han florecido desde hace unos años sin que el control fuese el adecuado. El alcalde se enfrenta ahora a la cara B de su plan de transformar Málaga en una ciudad turística. El necesario equilibrio para que tanto turistas como vecinos estén a gusto se ha perdido por el camino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine