En corto

El voto del miedo

13.02.2016 | 05:00

Más o menos siempre se vota con el miedo en los talones. El miedo puede ser a que vuelva el pasado, a perder el futuro, a quedarnos sin sueños por renunciar a ellos, a que nos recorten las pensiones o a perder el empleo. En el fondo da igual, la materia prima es el miedo, porque al final sin miedo no hay modo de vivir. Adolfo Suárez, hoy tan benemérito, ganó las elecciones de 1979 con un último speech por TVE en el que anunciaba una sociedad colectivista si llegaban al gobierno los marxistas del PSOE, pese al falso discurso moderado que mostraban. Nadie se cree hoy esas cosas, pero siempre nos quedará Podemos, al rescate del PSOE y, de paso, por reacción, del PP, que puede así recuperar el discurso. La convocatoria del voto del miedo (lobo con piel de oveja), en todo caso, es tan legítima como la del voto de la esperanza (oveja con piel de lobo), sin la que tampoco hay modo de vivir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine