En corto

Memoria nacional

18.02.2016 | 05:00

Tomo mi ejemplar de Historia de Catalunya, de Valls i Taberner y Soldevilla, lo abro al albur (lo juro), y caigo a la página 398, reinando en Aragón Fernando el Católico, quien agravió de modos varios a la Generalitat, destacando el asunto del pago por ésta de la deuda contraída (la pela) y el del nombramiento de cónsules catalanes en el extranjero (el fuero), además de hacer peligrar el abastecimiento de Barcelona al tratar de quitarle a su Consejo el privilegio de dar salvoconducto a los abastecedores. Bien, ejem, regresemos de un salto de más de medio milenio, pongamos al día el nombre de las cosas, las caras y los trajes. Cuando los agravios entre instituciones son así de viejos, en esas raíces tan hondas tenemos los mimbres para un cesto, y sólo queda ponerle nombre al cesto, para lo cual no estaría de más recordar que una nación es sobre todo los agravios que atesora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine