Porque hoy es sábado

Ondas gravitacionales y azules

20.02.2016 | 05:00

Puede ser. Una línea recta puede hacer círculos. Es el sol, con toda su masa, el que ondula el espacio que le separa de la Tierra y otros planetas menos densos, haciéndolos gravitar a su alrededor cuando, en realidad, se desplazan siguiendo un rumbo recto. Es uno de los efectos de esas «ondas gravitacionales», como las llamaba Einstein, que ahora se han puesto de moda. Conscientes de su existencia y sus efectos miraríamos el universo de otra manera. Cambia el marco para entender el espacio y sus leyes, que diría Lakoff, el autor del interesante librito sobre cómo los burros piensan como los elefantes en la política norteamericana. Vamos a por alguna onda€

Titulitis aguda | Puestos a derrochar ingenuidad, sería deseable que maestros de su oficio pudieran ser los directores gerentes de algunas empresas públicas. Habría que intentar convencerles. Personas que pudieran aportar su valor añadido a lo que es de todos porque todos lo pagan. Quizá algunos estén pensando, con la que nos está cayendo en España, que lo primero que se les debería exigir es la honestidad y la independencia de criterio que tanta falta hacen para regenerar una democracia contaminada de viejo partidismo; ese partidismo que ha generado tanta corrupción o no ha sabido ni querido combatirla y que ahora anda en su laberinto. (Y llega el momento de provocar a algunos€) Pero lo que de verdad se les exige es un título.

Ceguera moral | Confundimos estar formado con tener un título universitario. Da igual cual y en ocasiones para hacer qué. Volver a la tecnocracia en la era de internet. Exceptuemos carreras muy técnicas porque ya se nos pasó el tiempo de acudir al chamán, al alquimista, al druida o al brujo de la tribu (que fueron los primeros químicos, botánicos o médicos, en realidad). Hay oficios que requieren fundamentalmente de talento y práctica. Muy por encima de conocimientos previos requieren de actitud, aptitud, sentido común, vocación de servicio, sentido de la responsabilidad, curiosidad, hambre de conocimiento, capacidad de aprendizaje y nobleza de espíritu. Kapuscinski hablaba de eso para ejercer el periodismo. Aunque se puede ejercer sólo con un título. Lo demás ya vendrá. O no. Pero sigamos con la provocación€

Onda Azul | El acceso a la universidad para adquirir conocimiento, como una de las causas para «estudiar», quedó superado por el utilitarismo finalista (y por los intereses corporativos), impelidos como estamos casi todos por la necesidad de trabajar, por el hecho de que no hay trabajo para todos y porque ya no se puede vincular la supervivencia al trabajo (Bauman dixit, junto a Leónidas Donskis, en «La Ceguera moral. La pérdida de la sensibilidad en la modernidad líquida») Uno se diploma, gradúa, licencia o doctora para encontrar trabajo ya casi por encima de todo. La vocación no es lo prioritario. Y las ratios de inserción laboral las utilizan las universidades para promocionarse y captar alumnado. Comprensible que así sea y que las universidades traten de convertir en imprescindibles sus titulaciones, porque también la supervivencia de muchas facultades, siguiendo esta lógica, depende de ello. Y por eso el propio Kapuscinski o Manuel Alcántara (por poner un ejemplo de un sabio local) no podrían ser directores de medios de comunicación municipales. De la RTV Onda Azul, en Málaga, por ejemplo.

Ni Mariano de Cavia | Kapuscinski estudió Historia, luego no podría presentar su currículum para dirigir Onda Azul porque lo primero que se exige es el título de Ciencias de la Información. Es condición sine qua non. No sirve la excelencia en el oficio si no se tiene el título. Por tanto, ni Kapuscinski ni el maestro Alcántara que cursó estudios de Derecho sin terminar la carrera (igual que Mariano de Cavia, cuyo nombre da prestigio a uno de los premios periodísticos de mayor solera). Tampoco podría Luis del Olmo, por poner un ejemplo de un maestro del periodismo radiofónico. Y si quieren que les dé nombres de otros líderes del periodismo audiovisual que estén en activo, dos grandes con líneas editoriales distintas, anoten que no podrían dirigir Onda Azul ni Carlos Herrera, porque estudió Medicina, ni Ángels Barceló, porque no terminó la carrera.

Injusta unanimidad | Se debe proteger y exigir la calidad y la necesidad de las titulaciones. Pero, en determinados oficios, no se debe desaprovechar a personas capacitadas con trayectorias valiosas a las que nunca se les exigió esa titulación antes para ejercer con altura su trabajo. (¡Ah!, supongo que ya han adivinado que tampoco este humilde gacetillero podrá enviar su currículum a Onda Azul, cuya gerente, a propósito, fue injustamente tratada al haber sido cesada por unanimidad, sin el apoyo de los votos de quienes tanto defendieron su continuidad). Le deseo suerte, de corazón, y por el cariño a muchos profesionales de esa casa, al compañero que coja las riendas€ Porque hoy es Sábado

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine