En corto

Sólo para necrófilos

22.02.2016 | 01:12

La cinefilia es una enfermedad, cuyo rasgo principal es que para quienes la padecen el relato en si es menos relevante que su capacidad para evocar relatos o episodios de la historia del cine. Se trata de una enfermedad en retroceso, que en España tuvo su pico en los años sesenta del siglo XX, y hoy es un virus con pocos portadores y muchos menos enfermos. Ave Cesar, la ya controvertida película de los Hermanos Coen, intenta hacerla rebrotar, pero sin fe alguna en el intento, sabiendo que es un mal condenado a extinguirse (de ahí el título). La cinefilia es cultura en estado puro, sin contaminación alguna de ética o de épica. No es que para el cinéfilo lo que antes se llamaba el «mensaje» no tenga importancia, sino que la tiene sólo como dato para interpretar la realidad de la que el filme es emanación. Reconocer uno que Ave Cesar le ha encantado es una delatora arruga en el rostro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine