La Mirilla

Feudo capital

24.02.2016 | 05:00

Paraísos fiscales, orgías de cambalaches, suculentas recomendaciones. Por más que Rajoy y Pablo Iglesias puedan decir misa, el capitalismo ha muerto en España. Lo que queda es otra cosa; ni siquiera una hipótesis de trabajo, una construcción literaria. El capitalismo ha muerto en España o, vaya usted a saber, puede no viniera nunca y lo que sabemos los españoles es de un viaje a Perpignan y básicamente de oídas. Lo nuestro, nuestra economía, es lo de siempre: la estructura franquista de toda la vida con un par de remaches de boutique y algún señor engreído diciendo tonterías leídas en un manual anglosajón recomendado por Mario Conde -nunca tuvo más sentido, ni quedó más chic, lo de tonto de manual que en el pretencioso y provinciano mundo de la empresa-. Dicen los del ´coaching´ que los trabajadores en España carecen de motivación. Un consejo gratuito para la patronal: quizá la cosa tira más y se secreta más a gusto si a cada uno, atención a la pericia intelectual, se le paga como a un ser humano y no como a una mascota que baila a cambio de una tira floja de mortadela. Decíamos: el capitalismo ha muerto en España y el resto es retórica. Nunca antes se había puesto tanto lustre en el cortinaje feudal de la rueda de molino y en el oscurantismo sobre la fuerza de trabajo; o dicho de otro modo, en España se nace como se muere y a existen más posibilidades de devenir koala y hablar con lengua de fuego que de prosperar y modificar la condición laboral de partida. Hemos hecho un Estados Unidos tuerto y llagado, una sociedad de despido exprés y barato en el que el inmovilismo social y la falta de promoción está garantizada. Con la crisis se ha perfeccionado el sistema: unos a cobrar para siempre una miseria y otros a refocilarse, cada uno con su acceso restringido a su escala de bienes, todo un prodigio de estructura medieval, en esencia. España ha decidido ser un país en el que los profesionales trabajan a tumba abierta, con todo su exceso de lirismo. Del «socialismo o muerte» al «cuatro duros o muerte», y no siempre con aval de supervivencia. Piensa Rajoy: agárrense los machos y a resistir. No se cercena el hambre, se cercena todo lo demás. Convenza a un ingeniero sueco para que venga a trabajar a la corrala feudal que es España. «Hace mucho frío ahí afuera», dicen. Más, incluso, que en Suecia. País de baratillo, ambulante, capruloso, sonado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine