En corto

Realidad a la espera

25.02.2016 | 05:00

Hay algo en el modo de realizar su juego Pedro Sánchez que evoca la diferencia entre el mundo real y el mundo virtual, la memoria en papel y los bits, la física tradicional y la cuántica. Cuando las punto com, había compañías que valían miles de millones en el mercado Nasdaq, hasta que la burbuja estalló y el mercado se hundió. Pero también es verdad que luego Microsoft, Apple o Google desplazaron de la cabeza del valor en Bolsa a los gigantes de otro tiempo y sus enormes factorías con cientos de miles de empleados. ¿Es Pedro Sánchez un genio de la política, capaz de armar un juego virtual de equilibrios portentoso y subirse encima hasta tocar la Presidencia, o un simple bluf? De momento los pesos pesados del PSOE, presentes o pasados, le han dejado desarrollar sus maniobras hipnóticas, pendientes de la jugada siguiente, sin saber si él sabe cuál es. Mejor será que sí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine