ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia
Sol y sombra

El fracaso del diálogo

06.03.2016 | 05:00

El proceso para formar gobierno ha dejado a la vista la incapacidad de nuestros políticos para entenderse. Y, al mismo tiempo, la ingenuidad de los españoles para elegir en las urnas una vía imposible: la del entendimiento, votando, además de a los dos partidos hegemónicos de la derecha y de la izquierda, a otros dos cuyo primer y único objetivo es acabar con ellos para ocupar su lugar.

De modo que el famoso mantra del bipartidismo utilizado por Iglesias y Rivera se reduce en realidad a que los nuevos bipartidistas pretenden ser ellos. Tenemos la contienda de siempre con otros contendientes dispuestos a asumir el juego de toda la vida. Como es natural mientras ello sucede no hay tregua, ni manera de llegar a acuerdos.

Podemos aspira a destruir al PSOE y Ciudadanos a barrer al Partido Popular para lograr el apoyo del votante de centro derecha. No hay para todos, la aritmética no desempata: el tetrapartidismo sólo ha sido un espejismo de las urnas nada práctico. En ningún país del mundo hay cuatro fuerzas de izquierda y derecha con aspiraciones de coger cacho. Pero es que, además, Sánchez, como es sabido, quiere acabar con Rajoy para legitimar su pobre resultado, y éste, a su vez, con Rivera que pretende borrarlo del mapa. El presidente en funciones desprecia al candidato socialista, que es ninguneado por Pablo Iglesias. Podemos y Ciudadanos se ponen líneas rojas, y sólo se atisba un amor fugaz y de conveniencia electoral entre Sánchez y Rivera.

Lo curioso es que los españoles volverán a las urnas probablemente para votar lo mismo, sugiriendo que sus políticos deben entenderse. La inestabilidad se ha convertido en el primer problema de un país que los colecciona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine