Mal de Ojos

Perra, zorra, puta

13.03.2016 | 05:00

Querido papá, te hablo desde el vientre de mamá, pero te advierto de que para cuando tenga 14 años los chicos de mi clase me habrán llamado perra, zorra, puta, y muchas otras cosas. Es sólo una broma, por supuesto. Cosas que hacen los chicos. Así que a ti no te preocupa, y entiendo eso. Quizá tú hacías lo mismo cuando eras joven para impresionar a los otros chicos. Estoy segura de que no lo hacías con mala intención, aún así, algunas personas no entenderán la broma. Para cuando cumpla 16, algunos de los chicos habrán metido la mano en mi pantalón cuando esté tan ebria que no los pueda parar. Aunque diga que no, sólo se reirán. Es gracioso, ¿no? No te extrañe que a los 21 sea violada. Camino a casa en un taxi conducido por el hijo del tipo con quien ibas a nadar todos los miércoles, el tipo que siempre decía bromas groseras, pero por supuesto sólo eran bromas, así que te reías. Si hubieras sabido que su hijo me violaría le habrías dicho que se controlara. Pero ¿cómo ibas a saberlo?, sólo eran bromas. Además, sólo querías ser agradable. Así que su hijo, que creció con esas bromas, se convertirá en mi problema. Luego conozco al tipo perfecto, y estás tan feliz por mí, papá, porque me ama y es inteligente, tiene un gran trabajo, y va a esquiar tres veces a la semana como tú, pero un día deja de ser el tipo perfecto, y no sé por qué. Espera? ¿estoy exagerando? Sé que no soy el tipo de mujer que es víctima. Me criaron para ser una mujer fuerte e independiente, pero una noche él se siente abrumado con el trabajo, la familia, y la boda que se acerca, así que me dice puta, tal como tú le dijiste puta a una chica en la escuela. Luego, otro día, me pega. Yo lo amo y lo odio, y no estoy segura de si hice algo mal. Un día casi me mata y todo se vuelve negro. Por mi posición nadie pensaría que eso me iba a ocurrir. Querido papá, este es el favor que te quiero pedir. Una cosa lleva a la otra, así que deténlo antes de que comience. No dejes que mi hermano llame putas a las chicas, porque no lo son, pero un día, un niño pequeño puede que piense que es verdad. No aceptes bromas groseras de tipos raros en la piscina, o incluso de amigos. Querido papá, sé que me protegerás de leones, tigres, armas, o carros sin pensar en el daño que te puedan hacer a ti, pero querido papá, seré una niña, así que por favor intenta que ese no sea el mayor peligro de todos.

Bromas sin importancia

Querido lector, querida lectora, si ha llegado hasta aquí es que de verdad está interesado en el tema. El tema, que quizá ya conozca, es un vídeo que se hizo viral el año pasado. Fue la noruega Care Noway quien lanzó la campaña Dear Daddy, querido papá, para concienciar sobre los estragos de la violencia sexual contra las mujeres. El vídeo puede resultar un poco tremendista, agorero, exagerado, quizá cursi por momentos, quizá no, quizá sea que no queramos ver una realidad que si nos pilla lejos tratamos de verla de una forma pero si nos coge de cerca, la ficción se queda corta. De nuevo, por los azares de la actualidad, el vídeo se ha vuelto a poner en órbita. Las agresiones, las violaciones, no se detienen, y en lo que va de año, hasta ahora, las mujeres asesinadas por sus parejas duplican la cifra del año pasado en las mismas fechas. Hace unas fechas era Alejandro Sanz el que detenía un concierto en Rosarito, en el Estado mejicano de Baja California cuando, desde el escenario, vio cómo un pendejo acosaba a una mujer. El cantante bajó y se encaró al hijo de puta hasta que el servicio de seguridad lo expulsó como se tira la basura en una noche de tormenta, rápido y sin contemplaciones. La escena de apenas unos segundos dio la vuelta al mundo, y la acción se convirtió en tendencia mundial en Twitter. Como sabrán, también hace nada, durante la gala de entrega de los Oscar, Lady Gaga levantó del asiento a los espectadores al cantar Tilt it happens to you –Hasta que te pasa a ti–, canción que trata del abuso sexual a las mujeres, y que estaba nominada a un Oscar. La artista terminó su actuación recibiendo en escena a un puñado de mujeres con mensajes de apoyo a las víctimas de la violencia machista. El auditorio se quedó sin aliento e irrumpió en aplausos de apoyo. Pero hay otra cara, la B. Es la cara que señala el vídeo de la campaña noruega, el de ese machismo que se mama desde la infancia, ese que vemos en algunos programas de televisión y que ni llama la atención porque se ve como «normal», como un desahogo. ¿Recuerdan las palabras de una estrella de El gato al agua, en Interecomía? El señorito Eduardo García Serrano llamó puerca, zorra y guarra a la socialista Marina Geli, entonces titular de Salud de Cataluña. Y, por cierto, maricón a Pedro Zerolo, que al no tener aún la edad de Antonio Gala se libró de ser «maricona vieja», como llamó en otra ocasión al escritor y dramaturgo. Bah, cosas que se dicen, bromas sin importancia.

¿Cerró bien las piernas?

Tal vez piense que la columna de hoy es un delirio, un capricho del columnista atacado por un arrebato feminista, algo que no encaja ni en la actualidad ni en la realidad, que no es tan excesiva, vamos, una especie de pose intelectual, un ejercicio de onanismo al margen de todo. Y en estas nos enteramos –La Sexta Noticias, Más vale tarde, algunos magacines– de que María del Carmen Molina Mansilla, no olviden el nombre, nada menos que titular del juzgado de violencia contra la mujer número 1 de Vitoria, y ante una víctima de violación que denunció la agresión, va y hace la pregunta que te deja frito a ti, que ni te han violado ni nada, así que es fácil imaginar lo que pensó la víctima cuando esta tipa quiere saber si «¿cerró las piernas, cerró toda la parte de los órganos femeninos?», vamos, lo que viene siendo el coño y eso, le faltó decir a esta servidora de la justicia. Pero doña Maricarmen no es tan monstrua. Podía haberle dicho a esa mujer agredida que no es para tanto, chica, no seas tan estrecha, que tu agresor ni siquiera de llamó perra, zorra, puta. Si es que, señoría, me la como a besos. Pero relájese, que al chichi no llego.

La Guinda

La trampa
Que los ciudadanos elijan al presidente de RTVE si no se consiguen los dos tercios del Congreso necesarios para su elección, tal como legisló el gobierno de Zapatero. Es la propuesta presentada por el partido de Pablo Iglesias. ¿Los ciudadanos eligiendo un cargo tan específico? Ahí hay truco. Al final lo que Podemos quiere es que se vote lo que el partido propone. No nos mareen. La ley existe. Actívenla. No vendan burras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine