En corto

De charquito a charca

15.03.2016 | 02:45

¿Cuánto ha bajado la cotización social de la Monarquía española de unos días acá, en concreto desde que apareció el famoso mensaje del compi yogui? Es difícil de evaluar, pero sin duda se ha llevado por delante cierta parte de las grandes ganancias de prestigio obtenidas desde el relevo en el Trono. El problema de un mensaje privado (como aquel «Luis, se fuerte», de Rajoy a Bárcenas) es que, a diferencia de las campañas públicas de imagen, ofrece un inapelable retrato de interior, que a la vez ceba esa pasión por ver qué hay dentro mirando por una rendija. La primera estrategia de respuesta (minimizar, callar, esperar a que pase) no ha funcionado, y la picadura de mosquito se ha convertido ya en erupción. Llegados aquí, sorprende tamaña incapacidad de reacción (explicar, disculparse, denunciar la violación del secreto, etcétera), que emite un mensaje añadido de vulnerabilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine