La señal

Sólo nos queda la rosa

20.03.2016 | 05:00

Ya Ernest Bru se le multa con 240 euros por un delito de injurias al Rey a través de twitter, si sale tan barato puede haber aglomeraciones, piénsenlo. En cambio, el juez Pedraz archiva por tercera vez la causa contra Zapata –de Ahora Madrid– y dice que no pretendió humillar a las víctimas del terrorismo con su tuit sobre Irene Villa, no, las pretendió ensalzar, «por mucho que una mayoría crea que unas palabras sean humillantes», claro que no, unas palabras no pueden ser humillantes nunca, Santiago, por eso yo podría decir algunas y tampoco. Eso sí, se detiene al supuesto autor de un delito de provocación al odio porque desde Málaga publicó comentarios contra personas de religión musulmana. Aquí sí se humillaba, por lo que se ve.

Mientras, las bases de Podemos piden poder y Pablo Iglesias cesa como el rayo al número tres, Sergio Pascual, después de la fractura interna en Madrid. De democracia nada, eso es burgués; el tiro en la barriga tiene mejor solera. Otro ejemplo más –tengo una colección que voy haciendo pública por goteo–, la ex concejal de Podemos en Puerto Real (Cádiz), Mónica González, es juzgada en la Audiencia Nacional por supuesta estafa con falsas promesas de trabajo a inmigrantes. Y un concejal del PP llama «vaga» a Colau, pero no estoy nada de acuerdo, ¿vaga? Pero si se aplica con ahínco a destruir cuanto cree que hay de democrático y plural en España. Pero, claro, el PP no ayuda, el sumario del caso Taula es políticamente obsceno, santa Rita, lo que se da no se quita. Como el acuerdo con los empleados de Limasa. Tanto que Cassá desautoriza a De la Torre a negociar más convenios, por pródigo, vamos.

Pues ahora contamos con 55.877 británicos en la provincia, se han perdido nada menos que 20.000 residentes en tres años. No es una buena noticia, no, ¿y saben ustedes por qué se marchan?, por inseguridad jurídica en sus inversiones, principalmente las de su vivienda. En cambio, los que no se marchan son los de La Invisible, ya han pasado nueve años y sigue ocupada. Este edificio de calle Nosquera es invisible para mi alcalde, no existe. Ya saben que España registró en 2015 el peor dato de percepción de corrupción de su historia, según el Índice de Transparencia Internacional. Estamos en el puesto 36, de un total de 168 países. En fin, podríamos estar peor. Yo estoy de acuerdo con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, liberalizar es el camino, y hacerlo con el taxi en Málaga abarataría los precios el 10%, pero la ordenanza municipal fija un régimen de monopolio, menos mal que gobierna el PP, sedicentemente liberal, que si no? De ahí que alguien quisiera irse en la ExoMars2016, una misión conjunta de la ESA y la agencia rusa, que buscará indicios de vida en el planeta rojo. Porque aquí poco hay que hacer ya. La nave se perdió en el nuboso cielo de Baikonur, en Kazajistán, y mi amigo y yo mismo nos quedamos en tierra, perdida la mirada en el espacio lejano.

Es que no hay nada que siga igual, todo cambia, hasta Playboy, que tras más de 60 años con chicas desnudas publica su primera portada con un selfie de Sarah McDaniel, vestida. Esto no es lo que era. No sé a dónde vamos a llegar. Pero lo verdaderamente importante son quienes se van, como Miguel Rodríguez, fundador de Myramar, viejo amigo de la ACP, y Antonio Serrano, presidente de los peritos malagueños, siempre amabilidad en ristre. Yo no sé qué tiene la muerte que no me gusta. También fue transportado Umberto Eco, quien le hizo decir a Adso en «El nombre de la rosa», stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus, «de la rosa nos queda únicamente el nombre». Yo diría aquello de Cernuda, «el amor y el dolor solo pueden ser mudos». Como el que yo arrastro. Para aliviar esa opresión en el pecho, Wyslawa Szymborska escribía un poema bajo el título de Fotografía del 11 de septiembre:


Saltaron hacia abajo desde los pisos en llamas:
uno, dos, todavía unos cuantos
más arriba, más abajo.
La fotografía los mantuvo con vida,
y ahora los conserva
sobre la tierra, hacia la tierra.
Todos tienen un todo
con un rostro individual
y con la sangre escondida.
Hay suficiente tiempo
para que revolotee el cabello
y de los bolsillos caigan
llaves, algunas monedas.

cima@cimamalaga.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine