En corto

El rubicón de los emergentes

27.03.2016 | 05:00

Disensión y dispersión forman parte de la naturaleza de la izquierda, por una razón fácil de entender: mientras que ya se sabe cómo es lo que hay, cuya conservación viene a ser la labor de la derecha, es mucho más opinable y disperso lo que puede haber y si puede haberlo, que es la tarea propia de la izquierda. El problema estriba en que el ejercicio del poder no es compatible con la disensión/dispersión, y ahí surge siempre una tensión cuando una izquierda aspira al poder, que crece cuanto más cerca está de llegar a alcanzarlo. O sea que antes o después toda izquierda debe optar entre achicar espacio a la disensión y la dispersión (con obvio riesgo de escindirse), o quedarse sin opciones de poder-poder, que al final es el que manda en los presupuestos generales, el BOE y las fuerzas de orden. Ese es el Rubicón que hay que pasar o no, una decisión difícil, porque luego ya no hay vuelta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine