Tribuna

La excepción como norma de vida

30.03.2016 | 05:00

Se nos ha ido «el flaco»€ que se preparen los que viven en su próximo destino porque las normas a partir de hoy las pondrá él€ que no lo duden€ lo hizo toda su vida.

Donde estuvo fue el jefe, el boss, el «special one » ( pero de verdad, no como el portugués errante). En definitiva, siempre fue, como diría su discípulo más aventajado (el Pep ), el puto amo.

Con veintipocos años ya era tres veces balón de oro, tres veces seguidas campeón de la antigua Champions y principal artífice de la «naranja mecánica» holandesa, nuestro primer amor futbolístico para los de mi edad.

Se saltó el derecho de retención cuando nadie lo hacía, dijo que se quería ir del Ajax al Barça y así se hizo. Con la ayuda de su manager y suegro Cor Coster, que parecía un personaje salido de una de las películas de don Vito Corleone.

Hizo anuncios en la tele cuando nadie los hacía. Renunció a ir con la selección holandesa cuando nadie lo hacía. Antes, todos sus compañeros de selección llevaban camisetas de una marca deportiva, con tres rayas en las mangas€y el llevaba una camiseta con dos rayas€cuando nadie lo hacía... Se cargó a un entrenador que le quería hacer correr más (Weisweiler) cuando nadie estaba en disposición de poderlo hacer€

Se fue del Barça cuando quiso, cuando nadie lo hacía€

Volvió al Ajax cuando quiso y lo hizo campeón de liga, cuando nadie lo hacía€

Se enfadó, y se fue al máximo rival, el Feyenoord, y lo hizo campeón de liga, cuando nadie lo hacía€

Y un buen día, dijo que quería entrenar en España, pero sin tener carnet oficial de entrenador€. Y lo consiguió, cuando nadie lo hacía€

Y ganó cuatro ligas seguidas, cuando nadie lo hacía€

Y ganó la primera Champions del Barça, cuando nadie lo había hecho€

Y, sobre todo, creó la palabra «drem team» que tantos años nos acompañó a los que nos gusta el tema este de la pelotita€

Lo que le hacía verdaderamente excepcional era que tenía el triunfo como medio de vida, mientras que los demás nos pasamos media vida buscando el triunfo.

En fin, es una pena que la noticia que nos ha sobresaltado a todos no haya sido un «dream» en vez de la dura realidad de su pérdida.

Nosotros en estos años hemos podido disfrutar de la genialidad, imaginación e impertinencia de su personalidad€a partir de ahora, que se preparen donde haya ido porque las normas las pondrá él€ que no lo duden€ lo hizo toda su vida€

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine