En corto

Los chicos

08.04.2016 | 05:00

Bien, pasemos a la acción, aún queda tiempo. Un maldito azar ha querido que los líderes de la nueva generación, Pedro, Albert y Pablo, no se puedan ver entre ellos, y sólo los una su odio a Rajoy. Sin embargo la experiencia enseña que incompatibilidades personales y corporales se curan a veces en una convivencia forzada. Felipe VI, en su función moderadora, podría intentar que los tres se encerraran en la casa de Gran Hermano VIP durante una semana (sin expulsiones, claro). ¿No son todos ellos tan aficionados a las cámaras? La gente, de paso, podría verlos tal cual son, pues no hay máscara que aguante las 24 horas. A lo mejor surge el flechazo, o a lo peor no, pero por probar nada se pierde. ¿Cabría incluso que tanto rechazo visceral fuera una forma de reprimir una soterrada e indebida atracción (política, por supuesto)? Un experimento más arriesgado sería incluir a Soraya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine