Tierra de nadie

Una imprudencia

08.04.2016 | 05:00

Si preguntas a la Wikipedia por la expresión sociedad opaca, te responde que quizá quisiste decir sociedad óptica. Significa que las empresas offshore escapan incluso del control de la enciclopedia digital por antonomasia, signifique lo que signifique antonomasia. De modo que me he quedado sin saber de qué hablamos cuando hablamos de amor. No obstante, he intentado imaginarme a Pilar de Borbón, hermana del Rey emérito y tía del monarca en funciones, sentada a la mesa camilla de su casa y dándole vueltas a cómo sacar el dinero de su querida patria. Las sociedades ópticas u opacas, ahora no caigo, sirven para tener el dinero fuera porque no te fías de la gente que gobierna dentro. Ignoramos si doña Pilar no se fiaba de su hermano o era testaferra de la familia a la manera en que Chus Lampreave era testiga de Jehová. El caso es que se levantó de la silla y le dijo a su marido:

–Tenemos que montar una sociedad opaca en Panamá.

–¿Por qué? –preguntó él.

–Por si acaso –dijo ella.

Hay matrimonios que mantienen este tipo de conversaciones que, observadas desde el extrarradio de la realidad, provocan extrañeza. Eso nos pasa por no ser testaferros. Todo el mundo debería disfrutar de la oportunidad de ser testaferro al menos durante un día de su vida. Solo para saber lo que es bueno. Y lo bueno es vivir aquí, en Sevilla o en Madrid, por poner dos ejemplos, y tener el riñón (bien forrado, se entiende) en las Islas Vírgenes. Bueno, y ya está bien de hablar de doña Pilar que al fin y al cabo pertenece a una familia que se juró en su día no volver a pasar hambre. Los años de Estoril fueron durísimos.

El caso es que la gente que vive dentro se empeña en tener el dinero fuera. Ignoramos si los que viven fuera lo tienen dentro, aunque nos parece que no. Mi mujer y yo vivimos peligrosamente ya que estamos a tres o cuatro metros, como el que dice, de nuestro dinero. Sales a la calle, recorres una manzana y ahí mismo, en el banco de la esquina, está toda nuestra fortuna. Una imprudencia típica de la clase media. Pero ahora, fíjense, me ha entrado curiosidad por saber lo que es una sociedad óptica. Voy a verlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine