Tierra de nadie

Todos muertos

18.04.2016 | 05:00

Los deberes que ponen a los niños en el colegio son en realidad para los padres. Unos padres que bastante tienen con lo suyo. Lo que yo veo es que, gracias al móvil inteligente, cuando la familia coincide, exhausta, en el salón, no ha terminado la jornada de trabajo. A veces, el deber consiste en escribir un twitter o en responder a los 18 correos electrónicos que se han acumulado en la bandeja mientras volvías al hogar en el metro. Recibo con frecuencia correos en los que aparece la leyenda «enviado desde mi móvil». Significa que el usuario no ha tenido tiempo de sentarse frente al ordenador con la tranquilidad para responder a la pregunta de un colega o un jefe. En los correos «enviados desde mi móvil» el lenguaje pierde sangre, o sintaxis, por todos los costados. Parecen textos escritos por alguien a punto de morir, como las palabras rotas que pronuncia un infartado antes de rodar por la escalera. Leídos con un poco de atención, estos mensajes retratan a una sociedad al borde de la embolia. No es un nuevo lenguaje como algunos pretenden, es el lenguaje de los moriturus del circo romano. Que no expiren no quiere decir que no mueran. La única explicación al éxito de las series de zombis es que son realistas. Cuando el padre, la madre y los hijos se encuentran en casa al caer la noche, todos están muertos. Unos, muertos de miedo; otros, de agotamiento; algunos, literalmente muertos. Pero los padres han de continuar trabajando desde el ordenador, porque no hay horarios, y los hijos tienen que hacer los deberes del cole.

–¿Y si vemos una de zombis? –propone el más pequeño.

Y es lo que hacen, descongelar una pizza y verse a sí mismos durante un rato en la tele. Esos muertos vivientes que invaden las ciudades en busca de un pedazo de carne humana son ellos, nosotros. Ese canibalismo metaforiza la situación actual. El paro, los bajos salarios, el agujero de la Seguridad Social, las amenazas de futuro, la corrupción galopante, las imágenes de los refugiados sirios€ Todo ello junto conforma un panorama sociopolítico que da miedo. El miedo que vemos reflejado en las series de zombis. Y encima, los deberes de los niños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine