En corto

Un día, dos mundos

23.04.2016 | 05:00

El único vínculo entre Cervantes y Shakespeare es que se data su muerte en este día del año. En todo lo demás difieren por completo. Cervantes es la ironía tragicómica y Shakespeare la gravedad trágica. En ese sentido Cervantes sería sobre todo celtibero, con un toque judío, y Shakespeare sobre todo sajón, con un toque nórdico. En el verdadero mundo celta (no en la versión recolonizada por los sajones) mandan los pequeños dioses aviesos, y en el mundo sajón los dioses tonantes y terribles, como descubrió Felipe Mellizo tras haberlos estudiado in situ. Cuando Don Quijote quiere ponerse tremendo, en plan shakespeariano, viene Cervantes y lo baja a loco. Los dos genios son geniales, pero Cervantes siempre me ha parecido más sabio, pues ya asume de mano la fatalidad de las cosas, sin darle al destino, con su panoplia de pasiones, la oportunidad de hacer sus muecas y alardes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine