W
El Palique

Gabo en Mijas

Para los socialistas, en cuanto comenzaron a chocar los egos, aquello se convirtió en crónica de una ´suerte´ anunciada

27.04.2016 | 07:52

El PSOE piensa que lo de Mijas daría para un relato de García Márquez. Tal vez por eso encabezó ayer su nota de prensa respecto a la cuestión con un «la ruptura del pacto del PP y Ciudadanos era la crónica de una muerte anunciada». Copiar tal título ya no es recurso de plumillas perezosos a la hora de poner un titular. Vale también para diagnóstico político. Arde Mijas. El PSOE va a apoyar sin fisuras a Juan Carlos Maldonado, alcalde de Ciudadanos. Más que por profesarle un hondo amor, por fastidiar al PP y dejarlo fuera de juego. Los populares están atemorizados con que los naranjas puedan matrimoniar con los socialistas también en la Diputación para desalojarlos. No va a pasar. El pacto en Mijas se lo ha cargado la incompatibilidad de ciertos egos. En cuanto se formó ese Gobierno, el PSOE ya lo tuvo claro: no una muerte, más bien era la crónica de una suerte anunciada. Sólo tuvieron que aplicar el divide y vencerás. Si Mijas le daría a García Márquez para un texto conviene recordar que para Ángel Nozal todo esto ha sido el otoño del patriarca y para cierta voluntad popular y ciudadana noticia de un secuestro. No sabemos quién queda condenado a cien años de soledad, si bien no hay que ser un lince para barruntar que la compañía del PP no la quiere nadie. Decían que Mijas era un laboratorio. Han estallado los tubos de ensayo. Se ha quemado hasta el apuntador, aunque el alcalde, aún teniendo apellido de comunero de Castilla, ha corrido mejor suerte y ha salvado la cabeza.

El coronel Bendodo no tiene quien le escriba, dado que los suyos allí han quedado sin información privilegiada, fanés, descangallados y sin áreas de Gobierno. El PP perdió Ronda, la perla del interior. Ahora sale del Gobierno de Mijas. En cuanto a la antaño franja azul gaviota de la Costa, poblada de alcaldes del PP, poco les queda. Es decir, comparado con antaño, la hojarasca. El balance de gestión municipal y municipalista le va saliendo regulatis. No estamos tan extrañados como para mirar todo esto con ojos de perro azul, pero sí para certificar cómo se hace política en los tiempos del cólera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine