ÚLTIMA HORA
Empate entre Las Palmas y Espanyol tras fallar un penalti los canarios en el último minuto (2-2)
Tribuna

Demasiado hedor en el muladar

13.05.2016 | 05:00

Cuánto hay aquí de lodo, de codicia, de amoralidad. Cuánto hay aquí de corrupción, de contaminación, de gangrena, de muladar, de muladar buitrero. Cuánto hay aquí de indecencia, de podredumbre. Cuánto hay aquí de trapicheo, de pitufeo y de hedor. Cuánto hay aquí de lecciones morales, de subirse el púlpito con pretendida moralidad y cuánto hay aquí de sepulcros blanqueados, de mentiras. El penúltimo cogido metiendo la pata hasta el corvejón ha sido el preclaro mentiroso y repartidor de las tablas de Moisés llamado Vicente Martínez Pujalte, eterno diputado del PP, conseguidor de prebendas sin dar un palo al agua, descarado provocador e insultante muñidor; intrigante hasta la náusea y docto en enredos y en tramas de apaños, capaz de reírse de los ciudadanos como el que ve llover. Un pájaro, vamos.

Y como es natural, el señor Mariano Rajoy, su jefe, pone cara de que a mí que me registren cuando le preguntan por la corrupción en el partido que preside, mira a otro lado, pone ojos de perplejidad, a modo de vídeo electoral y a otra cosa, mariposa. Para Rajoy y sus adláteres no cuenta lo dicho por fiscales y jueces sobre el carácter criminal y delincuente de las tramas para forrarse o para alimentar al PP (sede y pagos en B) y a sus campañas electorales, véase Valencia o las de Esperanza Aguirre en Madrid. O recuérdese la petición que ha hecho la fiscalía de unos cuantos años de cárcel para Juan Cotino que mientras recibía las bendiciones del Santo Papa abría la buchaca (burjaca, la bolsa de los peregrinos; quizás por eso) para engordar sus riñoneras. Todo esto y lo que está por venir le resbala al señor Rajoy para loor y gloria de sus votantes dispuestos a llevar a los altares a quien ha hecho de su impasividad una forma de gobernar.

No parece que la corrupción vaya a pasarle factura al PP, dando por bueno que ser corrupto es algo consustancial con determinada clase política y por tanto no hay porqué penalizarlo en las urnas. Ellos sabrán. Todo lo contrario parece que se dará en el fenómeno de la fusión de Izquierda Unida (IU) con Podemos, partido que ha requerido de los previstos votos de la izquierda tradicional y de casta, a la que tanto castigó de palabra y de hechos el líder podemita Pablo Iglesias, para detener la considerable sangría de votos de Podemos. Izquierda Unida apuntala al partido morado a cambio de un plato de lentejas. Pongamos el ejemplo de Andalucía donde IU yendo por libre y autónomo tendría dos o tres diputados mientras que al ir con Podemos serán de obediencia a este partido pero no al de Alberto Garzón. Podemos, además, se va encontrar una vía de penetración en el mundo rural de la que carece. No se entiende la dejación de IU a Podemos cuando casi tendría los mismos diputados si fuera por libre. Habrá que preguntarse por qué Garzón aceptó ir de número 5 por Madrid. Al tiempo.

Y el candidato a batir, Pedro Sánchez, mientras que Mariano Rajoy se toma un chupito, tranquilo y ante la tele, en La Moncloa. El juego está en la izquierda y Pablo Iglesias tiene metido entre ceja y ceja laminar al PSOE. Como ha dicho un acertado comentarista, en juego está una izquierda populista, de claro matiz profesoral, dogmática y bolivariana frente a otra izquierda socialdemócrata, europea y con más de cien años de historia a sus espaldas. El 26 J habrá que elegir y ya Pedro Sánchez está dando pasos en buena dirección llevando a la magistrada Margarita Robles de número 2 por Madrid. Ver debatir a la jueza con la 2 de Podemos, Carolina Bescansa, será para no perdérselo. Un PSOE en modo ascendente aunque haya charlistas que lo dan por amortizado. La última estrategia de Pablo Iglesias ha sido provocar al PSOE con el invento de senadores en listas conjuntas, buscando la división, algo que penalizan y muchos los electores. Nadie podrá discutir a Iglesias, o es acaso Monedero, ser un estratega dispuesto a emular a Napoleón, aunque en el horizonte siempre está presente Waterloo. Sánchez le ha dicho: «No, gracias» y ha puesto orden en Ferraz, que falta le hace.

P.D. (1) Málaga ya es la ciudad de los museos (gracias, Paco) y ya está en la senda de ser escala de primera para cruceros (gracias, Paulino). El puerto de Málaga, sin muchas algaradas ni declaraciones rimbombantes es ya un referente de la ciudad de Málaga y su futuro. Se ha roto el maleficio de la verja, real y virtual, que separaba a los malagueños del puerto y viceversa. En gran parte se debe al trabajo del presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata y de su equipo (reducido, pero eficaz). La penúltima apuesta (Plata es un volcán de ideas y proyectos) es levantar un hotel de la máxima categoría en el dique de Levante.

(2) Torremolinos, después de las estatuas de Elena Laverón, llegan las de Aurelio Teno, escultor cordobés que tuvo entrañable relación con la Costa del Sol. En este caso son esculturas del Quijote y Sancho Panza, objeto de miles de fotos. El alcalde de Torremolinos, el socialista José Ortiz, está dispuesto a que se olvide tantos años de mugre y caspa. Y lo está consiguiendo. Y aunque no sea santo de mi devoción, volverá Macdonald. Confianza y futuro como señal de que algo se mueve en la ciudad donde nació la Costa del Sol.

(3) IU de Almería se ha levantado en armas, nunca mejor dicho, para que no lidere la lista de la cofradía fusionada (Podemos-IU) el exjemad Julio Rodríguez. Veremos quién manda. La verdad es que a Almería ya le tocó el gordo con Rafael Hernando, cunero del PP, sin olvidar al ínclito Javier Arenas. Otro cunero aunque sea del signo contrario hace pensar si es que Almería es tierra por conquistar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine