Carta al director

14.05.2016 | 05:00

POLÍTICOS Y DEPORTE
Es conocido que en el fútbol existen unas reglas elementales para facilitar el juego limpio. Entre ellas se encuentran las famosas tarjetas amarilla y roja. Dentro de unos días los españoles tendrán que ir a votar para elegir a sus representantes políticos. En los últimos años la corrupción ha sido una de sus primeras preocupaciones. Sugiero la posibilidad de llevar las reglas de juego del fútbol a la política, para cuando un diputado, senador, concejal o miembro de un partido sea imputado, ahora se llama investigado, o encausado. Pienso que no estaría mal traer aquí las reglas del fútbol a la política. Para que en esas situaciones al político (le saquen una tarjeta roja) y automáticamente pierda su condición de representante público, y el partido en el que militaba no pueda sustituirlo, como pasa en los partidos de fútbol, que desde ese momento el equipo continúa el partido con un jugador menos. Cuando exista una sentencia condenatoria en firme: obligarlo a devolver todas las cantidades recibidas desde la primera mensualidad, si esto no fuera posible, será el partido que lo presentó en las listas el que devuelva los importes de manera subsidiaria. Todo esto podría ayudar a elegir mejor a los representantes políticos, a reducir la corrupción y a realizar un servicio público en la política «más limpio».
Plácido Cabrera Ibáñez
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine