El contrapunto

El neurocirujano

Los libros como la obra del doctor Marsh requieren una cierta liturgia propiciatoria antes de comenzar su lectura

14.05.2016 | 05:00

La semana pasada pude ver y oír al neurocirujano británico Henry Marsh en Honesty, en la BBC. En el programa de televisión él entrevistaba al novelista noruego Karl Ove Knausgaard. Ante el interés de la audiencia, el programa se repetiría varias veces. Incluso a lo largo de esta semana. Henry Marsh no es solamente una eminencia internacional en el campo de la neurocirugía. Hace un par de años publicó un libro indispensable: Do no harm. En español, Ante todo, no hagas daño. Historias de la vida y la muerte alrededor de la cirugía del cerebro humano. Afortunadamente, acaba de ser publicada esta obra en España. Por Salamandra, en una excelente traducción de Patricia Antón de Vez, según referencias.

La primera noticia sobre la existencia de este libro me la dio recientemente un admirable amigo y ejemplar maestro en el arte de andar por la vida, un prestigioso cirujano de corazón, ya en los amenes de su carrera, afincado para suerte nuestra en Málaga desde hace muchos años. Tenía un servidor a partir de ese momento en la lista de cosas importantes el conseguir Do no harm, el libro que me había recomendado. Esta recomendación y la coincidencia de poder oír y ver al doctor Marsh en la BBC, me empujó el pasado lunes al ordenador para llamar a las puertas de los providenciales amigos cibernéticos de Amazon en el Reino Unido. Estaba de suerte. Do no harm estaba disponible. Solo por 8,95 euros. Y con una buena oferta. La de conseguirlo sin recargo a través de su nuevo programa de entregas inmediatas. El martes, 24 horas después de haber confirmado mi petición, un empleado de Correos de mi pueblo, Marbella, llamaba al timbre de casa. Do no harm había llegado felizmente. E impecable dentro de su envoltura, a través de una lluvia torrencial. De las que la buena gente del campo llaman de oro puro. Un buen momento. De los que se agradecen.

Es bien sabido que los libros como la obra del doctor Marsh requieren una cierta liturgia propiciatoria antes de comenzar su lectura; en la que como en las buenas mesas, hay que evitar el apresuramiento y la avidez. En las cinco páginas dedicadas a los comentarios críticos, destacaría éste, firmado por Julie Cohen, del Huffington Post: «Unas excitantes y a ratos terrorifícas memorias de un neurocirujano sobre las vidas que ha salvado y las vidas que irrevocablemente se quedaron por el camino –una conmovedora y muy meditada exploración, tanto de la fragilidad de la vida y el intelecto humano como de la fragilidad y los milagros de la medicina». La sabia BBC ha acertado una vez más. Cuando decidió poner el título de honesty –honestidad– a un programa difícil de olvidar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine