El Palique

Magreos en el Ritz

20.05.2016 | 01:32

Dice Susana Díaz que teme un periodo de inestabilidad tras las elecciones. O sea, que se teme a sí misma. Díaz es el principal factor de inestabilidad del PSOE por la propia especulación sobre la estabilidad que su figura representa para el futuro del socialismo. Es una paradoja, sí. Una paradoja con falda y chaqueta blanco y negra que el otro día se llegó a Madrid a hacer política. En Andalucía hace sólo los entrenamientos. Desayuno lleno de poder y socialismo en el hotel Ritz, establecimiento elegante, mítico, deliciosamente decadente, ideal para ambientar una novela. O para ambientarse uno mismo un mediodía bien maqueado y con un martini en la mano, con todo el porvenir que representa una tarde primaveral de ocio en los madriles. El Ritz, donde tal vez una noche Ava Gardner se ventiló a un torero o el dueño de una multinacional automovilística se tumbara bocarriba mirando el techo mientras se rascaba el escroto.

Díaz dejó claro que apoya a Sánchez. No hubo críticas hacia él. Sí una advertencia velada: si no gana, si no es presidente, acabará su tiempo. Susana Díaz a lo mejor le ha dicho a su conductor, que por prevención, vaya aprendiendo el camino que va del Ritz a la Moncloa, o de la estación de Atocha a Ferraz. Rechaza formar Gobierno si no tiene mayoría electoral. O sea, castra a Sánchez, dado que las elecciones las va a volver a ganar seguramente el PP o incluso la confluencia de izquierdas que lidera Pablo Iglesias. Díaz prefiere una abstención que permita un Ejecutivo de Ciudadanos y PP o un Gobierno de PSOE y Ciudadanos. O prefiere incluso un hostión de Sánchez. Lo que ocurre es que necesita muchos votos en estas elecciones, dado que el descalabro de Sánchez también podría achacársele a ella; necesita poder seguir diciendo que ella siempre gana las elecciones en Andalucía, sean del tipo que sean. En el Ritz dan lecciones de Gobierno y brunch los fines de semana a cincuenta euros donde puedes ponerte fino de fresas, champán y cruasanes en forma de corazoncito, que esperamos no sean los que, sobados, sobran de los desayunos políticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine