Cartas al director

22.05.2016 | 05:00

Rentabilidad social, por Gerardo Hernández Zorroza
La calidad de los empleos actuales es ínfima en ocasiones y su provisionalidad crece en muchos casos alarmantemente. En general, la «gente de la calle» anda pendiente de lo que las Instituciones hagan y  los empleadores les den. Empleadores que –y hablo de los más próximos– están más preocupados de la rentabilidad económica de sus empresas –y no los critico, en absoluto– que por la social. En esta mercantilización de la vida en la que estamos, además, lo sorprendente es que fuera al contrario. Y así, esperando a no se qué (¿a Godot, quizá?), la sociedad que conocimos, se nos está desestructurando cada día un poco más. Y no solo vestamos perdiendo nuestra salud social y laboral, sino también la psicológica y la física, inseparables de las primeras. mPor este motivo son recibidas por mi parte con júbilo –a pesar de mi discrepancia con el «cristianismo»– las nuevas empresas de economía social que ha puesto en marcha Cáritas. Creo que nos va a costar, pues nos hemos acostumbrado a la «buena vida», pero no nos queda otra que seguir por ese camino de la rentabilidad social, a no ser –y estamos en nuestro derecho– que prefiramos apostar por el hara-kiri.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine