La señal

El hedor de las cloacas

26.06.2016 | 13:31

Pero qué arte tiene Podemos: la judicatura contra Monedero por pedir un Gobierno que dirija la justicia; el presidente de la Contraloría de Venezuela, Freddy Guevara, que quiere saber si se financió a un partido extranjero; las denuncias por pegar carteles en lugares prohibidos de Madrid; el millón de euros del Ayuntamiento capitalino a una asociación del orgullo gay que le debe 322.000; los cooperativistas de las cocheras de Cuatro Caminos contra la alcaldesa; Colau que paga la luz de una fiesta okupa de Gracia; la Junta Electoral que frena cuatro planes de Carmena por las elecciones; CEPS que declaró 3,3 millones menos de lo que recibió de Venezuela; Iglesias que cuestiona la limpieza del proceso electoral; Cañamero que la lía al afirmar que el PSOE «autorizó tiros para matar gente»; los bancos extranjeros que alertan de una recesión si ganan estos e€ Isabel (con i latina) Torralbo que planea un plan contra los abusos sexuales en Feria, y que no prueba, para intentar cargársela. ¡Y esto solo en una semana!, ¡cómo les cunde! €pero los burgos podridos, que diría don Ramón María del Valle Inclán, no atienden a nada, pero votan.

Yo creo que esto se parece mucho al mitológico Acteón, que fue devorado por sus propios perros. Porque, vamos a ver, Soraya, todo no es Venezuela e Irán, aquí, Roures, Barroso (esposo de Carmen Chacón), Planeta€ habéis alimentado a la bestia, ¿y ahora quien le pone la cadena? Porque esto no ha surgido, ¡paaff!, por generación espontánea. Pero frente a tanta inmundicia esparcida, qué estética y ética la de ese canto a la Constitución española de Libres e Iguales que preside Cayetana Álvarez de Toledo€ El teatro está lleno, en silencio y un violín despierta, después enmudece y uno, dos, tres€ muchos diálogos sobre la Constitución.

Pero al PP le tenían preparada una emboscada –ya me parecía a mí que la campaña transcurría sospechosamente tranquila–, las cloacas del Estado tenían unas trampas montadas, ahora contra Jorge Fernández Díaz. El 11 M de 2004 fue un infarto agudo de miocardio, en esta ocasión es una angina de pecho, la intención€ la misma, alterar el resultado electoral. La otra vez lo consiguieron. Pero el PP no limpia nunca la casa cuando llega y así hay hasta cocodrilos. Como dice un amigo de la gaviota, si de todas formas nos ponen a parir, pues hagamos lo que debemos. Siempre le pegan al PP, en esta ocasión con la colaboración estelar de un medio. Pienso en estas cosas mientras veo un reportaje de Canal Sur, «La encrucijada. Segunda Guerra Mundial en Andalucía», basada en el libro de Alejandro Ramírez, «El primer disparo». Hoy votamos, veremos mañana.

También disparan, pero fogueo, PSOE, Málaga Ahora e IU, que presentan alegaciones a la aprobación inicial del proyecto de urbanización del hotel de Moneo. En este asunto son ciertas dos cosas, que el equipo de gobierno desoye al pleno y que la oposición nunca entendió nada del proyecto. Lo mismo que la cabeza le daba vueltas a una joven ebria que bajaba por la calle Ibarra hacia el Paseo de Reding y que estrelló su coche hace unos días con su hija de tres años en el interior. Bueno, 960 euros y ocho meses sin carné. Ya había sido denunciada este mismo año por dar positivo en alcohol, muy caro no le sale. Mejor ejemplo es el del graduado de la UMA, Luis Muñoz Revellos, que recibe de la Academia de Ciencias Sociales y del Medio Ambiente de Andalucía y la Fundación Unicaja el Premio Andalucía de Trayectorias Académicas. A propósito, se nos va Ángel Fernández Noriega, prejubilado voluntario, aunque sabe que nadie le creerá, una excelente persona, ahora con salpicaduras del caso Ausbanc. También cerrará en breve el refugio de El Juanar, ¿quién no ha ido a almorzar en alguna ocasión y recorrer entre castaños aquellos senderos? Y el Hotel Molina Lario cumple diez años y el Málaga Palacio cincuenta y todos somos mucho más jóvenes. ¿Verdad? Como escribiera Garcilaso de la Vega a principios del XVI:

Si de mi baxa lira
tanto pudiese el son,
que en un momento
aplacase la ira del animoso viento
y la furia del mar y el movimiento;
y en ásperas montañas
con el suave canto enterneciese
las fieras alimañas,
los árboles moviese,
y al son confusamente los traxese;
no pienses que cantado
sería de mí, hermosa flor de Gnido,
el fiero Marte airado
a muerte convertido (€)

cima@cimamalaga.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine