Columna abierta

El sueño de la razón

08.07.2016 | 00:23

No sé si ha sido trending topic en la red, pero el despiadado zasca (dicho sea por compensar barbarismos y casticismos) de Josep Borrell a Oriol Junqueras en una televisora barcelonesa, ha dado la vuelta al país y sigue vigente. También ignoro cuál de ambos tiene al menos ocho apellidos catalanes. Lo cierto es que el exministro socialista desmontó una por una las mentiras y tergiversaciones del líder independentista en materias como la continuidad automática en la Unión Europea de una Cataluña escindida de España, o las sumas milmillonarias que España roba a Cataluña según las balanzas fiscales que la Generalitat amaña a gusto y medida (una práctica, dixit Borrell, inexistente en los estados comunitarios, sean o no federales). Hubo momentos en que el locuaz Junqueras, balbuciente o mudo, inspiraba lástima.

La soez demagogia separatista que precipitó el brexit verifica, por decirlo al goyesco modo, que «el sueño de la razón produce monstruos». Ni siquiera los partidarios se resignan al resultado del referéndum y crece imparable el clamor por una segunda consulta revocatoria. Los más activos enemigos de Europa, el turbio Farage y el juglaresco Boris Johnson, se han escabullido por la puerta de atrás en cuanto vieron la reacción contra su victoria, no sea que les pille gestionar los males de la salida: caída en picado de la libra, tormenta financiera en la City, pánico de los exportadores o ruptura de Escocia e Irlanda del Norte con el Reino Unido para seguir en Europa, aún a costa de ponerse a la cola como «terceros países» (lo que la Cataluña de Junqueras se niega a admitir).

Vinculantes o no, los referendos son lo contrario de la democracia representativa de la inmensa mayoría de los países libres. Conscientes de que el error no tiene más recorrido que el de una legislatura, elegimos representantes para que nos gobiernen, no para que se laven las manos cuando pintan bastos. El éxito del flojo Cameron en Escocia se le vuelve en contra y también él se va para que no lo echen. Es peligroso testar la emotividad popular que antepone los sueños a la razón práctica. La gran Commonwealt se ha quedado en Reino Desunido. Sic transit...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine