En corto

Las difíciles emociones europeas

10.07.2016 | 05:00

Puesto que las historias nacionales de todos y cada uno de los países de Europa son las de las gloriosas guerras contra sus vecinos, casi siempre europeos, no se puede contar con las emociones populares como aglutinante de la identidad de Europa. Es más, esas historias nacionales, sublimadas por la mitología patriótica de cada pais, reciclada una y otra vez hasta hoy mismo, alimentan el populismo nacionalista. Bien mirado, nuestra única gloria en común es la actual, con un sistema de bienestar social sin precedentes en la historia de la humanidad ni semejanzas en el mundo, que es fruto sobre todo del más largo periodo de paz europea –paz entre naciones y paz social en ellas- en siglos. Pero ha sido tocarlo un poco, con solamente algunos ajustes, y se han desatado emociones contra Europa. En cuanto a la paz, sólo resulta emocionante, como aspiración, cuando ya no se tiene.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine