Punto final

La Liga oscurece a la Eurocopa

15.07.2016 | 05:00

Sin quitar por ello méritos a Portugal, como tampoco habría que quitárselos a la Dinamarca que logró el título en 1992 o a la Grecia campeona de 2004, por muy sorprendentes que resultaran sus victorias, la reciente Eurocopa disputada en Francia deja un poso muy pobre de calidad en el juego, una nómina muy limitada de jugadores que destacar. Puede, también, que estemos refalfiáos de fútbol de alta escuela y que el nivel alcanzado por España en su cuatrienio mágico (Eurocopa de 2008, Mundial de 2010 y Eurocopa de 2012) sea difícilmente repetible en la historia del fútbol, o que ver una jornada sí y a la otra también a los mejores jugadores del mundo disputando los partidos de la Liga española nos reste capacidad de asombro ante lo que pueda ocurrir en un campo de fútbol. Los ocho últimos «balones de oro» se los han repartido entre Messi y Cristiano Ronaldo, ganadores también de ocho «Botas de oro»; los tres últimos títulos de la Liga de Campeones se los llevaron el Real Madrid (dos) y el Barcelona, y los tres últimos de la Liga Europa se los quedó el Sevilla.

En todo caso, la Eurocopa de Francia es más fácil que pase a la historia del torneo por la irrupción de los animosos islandeses, el regreso al sistema defensivo de los tres centrales, al empleo de centrocampistas con alma de maratonianos y a la sublimación del contragolpe que por el nacimiento de alguna estrella capaz de asombrar al continente. Desde luego, en Francia 2016 no apareció ningún Zidane, ningún Xavi Hernández, ningún Pirlo?

Sí lo hicieron un puñado de jóvenes a quienes se les puede aventurar un gran porvenir. El primero, por aquello de ser uno de los campeones, el del portugués Renato Sanches, un descarado centrocampista de sólo 18 años por quien unos días antes de comenzar el torneo el Bayern ya había pagado 25 millones al Benfica para hacerse con sus servicios. Un Bayern en el que coincidirá con el francés Kingsley Coman, quien a sus 20 años recién cumplidos ya puede presumir de haber disputado la pasada campaña una treintena de partidos a las órdenes de Guardiola logrando siete goles, y con el alemán de 21 años Joshua Kimmich, un mediocentro de formación reconvertido a lateral. Pero no triunfaron otros jóvenes como los ingleses Delle Alli, a sus 20 años elegido el mejor joven de la última Premier, o Harry Kane, de 22 y máximo goleador del campeonato inglés.

La Eurocopa deja apuntes de jóvenes muy prometedores y también tremendas decepciones, como la del sueco Ibrahimovic en su adiós internacional, la del polaco Lewandowski, el turco Arda Turan o el germano Thomas Müller, incapaz de marcar un gol en la Eurocopa contando los cinco partidos que jugó con Alemania en 2012 y los cinco de Francia.

Pogba, Kanté o Sissoko llamaron la atención por su despliegue físico, muchas veces incluso descontrolado. Incapaz, en todo caso, de romper el muro luso liderado a sus 33 años por Pepe. El central madridista fue elegido el mejor jugador de la final y ocupa un puesto en el equipo ideal de la UEFA junto a sus compañeros de equipo Cristiano Ronaldo y Toni Kross y al «colchonero» Antoine Griezmann, el máximo artillero del campeonato y designado el mejor jugador del mismo. Es decir, nada que no conocieran los aficionados de la Liga. Pepe y Cristiano ya mandaban en Europa con sus clubes, el Real Madrid, y ahora lo hacen también con su selección.

La trilogía negra de Francia. Francia vive un momento especialmente duro para su deporte. Sin un ganador de Roland Garros desde 1983 (Yannick Noah) y del Tour desde 1985 (Bernard Hinault), ni siquiera ha logrado mantener la hegemonía de su selección de balonmano, quinta en la pasada Eurocopa ganada por Alemania y en la que España fue medalla de plata. Pero más dolorosas aún para los intereses galos han resultado las dos últimas grandes citas organizadas por ella: el Eurobasket de 2015, en el que España se llevaba el título tras superar en la final a Lituania, y la reciente Eurocopa de fútbol. Entre los vecinos «pobres» del sur, Portugal y España, y el «rico» del norte, Alemania, Francia no gana para disgustos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine