Málaga de un vistazo

Trapos que vuelan

03.08.2016 | 05:00

¿Principios? Los principios no son suficientes. Son solo vestidos, trapos que vuelan a la primera sacudida», nos hace reflexionar Joseph Conrad en su libro El corazón de las tinieblas. Un principio es el inicio de algo. Esta acepción también se usa para aludir a un valor tenido en cuenta para la explicación de una actuación, de este modo puede ser parejo a una norma.

Los individuos – y más los gestores públicos– poseen diferentes principios éticos cuyo origen está coligado a la conciencia de cada uno. Para la delimitación de estos preceptos morales, el humano ha ido seleccionando aquellas intervenciones perniciosas para la sociedad en su conjunto y que, por lo tanto, deberían eludirse en el proceder de todos, haciéndose más minucioso en los comportamientos de nuestros representantes y administradores públicos. Violar un principio ético puede generar diferentes consecuencias ya que cuando coincide con una ley –la falta supone un delito– le corresponde un castigo legal.

Algo de esto debe estar discurriendo el alcalde de Málaga en relación a la gestión de la anterior gerente de la televisión municipal Onda Azul, Fátima Salmón, quien acreditó una acción de compra de cinco cámaras y cuatro lentes por una cuantía de 68.500 euros, pagada por adelantado y sin factura, material éste nunca entregado.

Francisco de la Torre, tras solicitar informes exhaustivos y detallados sobre el caso, prioriza en recuperar el dinero difuminado «aunque tengamos que acudir a los tribunales».El regidor ha reconocido: «ha habido errores» en los procedimientos. Como nos sugiere Conrad: «el valor de una frase está en la personalidad de quien la dice, porque nada nuevo puede ser dicho...». Trapos que vuelan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine