Barra verde

Tiempo de ecología política

La ecología política no intenta crear un mundo humano, sino reintegrar al ser humano en la Naturaleza

04.08.2016 | 05:00

Vivimos un tiempo de hierro. Un tiempo mecánico. Oxidado. Es el tiempo de la negación de la Naturaleza que lleva al hombre a su fin. Al de su historia. Esa historia que admite aceleración o freno, como el tiempo factual creado. Es el tiempo del ferrocarril, reflejado en la película Tiempos Modernos. Un tiempo «sin memoria». Fraccionado. Acelerado. Un tiempo que «aleja al hombre de la Tierra». Lo destierra. Es necesario, por ello, recuperar la Tierra. Aceptar el tiempo geológico. Reconocer el tiempo de vida. Aprender que somos un instante contingente del tiempo de la Naturaleza.

El ser humano se tiene que arraigar otra vez en la tierra. Una de las expresiones de esta necesidad de arraigo es la ecología política. Ahondando en su significado puede decirse que ésta es un nuevo helenismo. La peculiaridad de este helenismo es la fusión de la historia humana en la historia del planeta, a través de un universalismo que abole las diferencias entre especies, razas, sexos o condiciones y habla un idioma común: el del respeto a los límites de la Naturaleza. Es un ideal universal que se funda en la heterogeneidad y la diversidad, en el que la pertenencia que disuelve a las demás, es la pertenencia a la Naturaleza. La ecología política no intenta crear un mundo humano, sino reintegrar al ser humano en la Naturaleza. No hay patrias, sino planeta. Trata que el hombre admita que «lleva dentro de sí y que le envuelve» el espíritu de la Naturaleza. Hombre y Naturaleza son «lo Uno-en-lo-diferente». La ecología política expresa la fusión del hombre en la Naturaleza bajo la voz de la emoción y de la razón. Según este nuevo helenismo cada ser humano se autoconstituye en creador de la armonía de su propia existencia en la Naturaleza. Se convierte en un proyecto ético y estético irrepetible, que permite la continuidad de la misma como un lugar de contingencia.

A diferencia de las doctrinas de hierro del siglo XX: liberalismo y socialismo, cuya expresión política es la construcción de un pueblo o de una casta. La expresión política de la ecología es la construcción de una civilización, que haga realidad la idea de la igualdad fundamental de todos en la Naturaleza. Una Naturaleza como único límite, que disuelve las limitaciones geográficas, étnicas o de otro tipo y abole los puntos étnicos o geográficos destinados al dominio político de los otros: especies u hombres. Esta diferencia tiene su origen en la diferente concepción del tiempo de dichas ideologías. La ecología política tiene una idea circular del tiempo. Para ésta el origen es el comienzo en una eterna repetición. Esta concepción admite que el ser humano siga siendo un ser histórico. Imposibilita el fin de la historia. Para ésta, que subsume la naturaleza humana, el acontecimiento irreversible que exige que todos crean en él es el cambio climático. Este suceso muestra la necesidad de una historia con una temporalidad diferente. De un tiempo que cree un lazo con el futuro y cree duración. Evidencia la necesidad de la política. Gracias a ella aparecen conceptos como comunidad planetaria, ciudadanía de la Tierra o cuerpo político-biológico. Es la civilización de la «igualdad fundamental».

En contraposición está la concepción lineal del tiempo judeocristiana, que conduce al final, a la caída en el abismo, resultado de la visión del progreso económico, productivista y materialista existente. En este tiempo, en el que nada nuevo puede ser dicho (todo está inventado ya), el mundo de la ciudadanía burguesa, el de la necesidad de expansión del comercio, es meramente administrado a través de las «tareas de producción, circulación y consumo». Significa la victoria de la economía y la administración. El triunfo de la absolutización del trabajo. La victoria del amo sobre el esclavo. Preludio, según creencia compartida, del reemplazo de la política por la ciencia.

Hoy treinta y ocho días después de las segundas elecciones generales, todas las fuerzas políticas, excepto una, la ecología política, luchan por alcanzar el gobierno de la máquina de producción y consumo. Unos en términos de economía y administración. Otros para la construcción de la unidad popular. Pero hay alternativa. Política. La que aspira a un hacer que no se degrade en la pura actividad y trabajo, a un hacer sin perder la dimensión contemplativa. La alternativa verde. La historia «no depende del destino, sino del diseño.»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine