Cosas de hombres

16.08.2016 | 01:29

Una de las imágenes de estos juegos olímpicos es la magnífica fotografía del encuentro de voley playa en los Juegos Olímpicos en el que se ve a una jugadora egipcia y a una alemana pugnando por la pelota. La egipcia va tapada hasta el cuello. La alemana va en bikini. Los sectores más feministas han visto en la imagen un reflejo de la cultura machista y patriarcal, no sólo en la indumentaria de la deportista egipcia, obligada a ir tapada, sino también en la de la alemana, aunque en este caso el uso del bikini –menos mal– es opcional desde las Olimpiadas de Londres pero la mayoría de las jugadoras lo siguen usando para regocijo de las marcas y de muchos fotógrafos que, además de inmortalizar el último tanto, buscan las imágenes más sexis de las participantes. No hace falta aludir a las fotografías de chicas desnudas en periódicos deportivos para evidenciar el machismo que sigue imperando en el deporte. Con echar un vistazo a la cobertura de los juegos de Río, basta. Un estudio que acaba de publicar la Universidad de Cambridge concluye que los medios de comunicación tratan de forma distinta la información deportiva dependiendo de si el protagonista es un hombre o una mujer. Tras analizar lo que se publica de los Juegos en diarios, blogs y redes sociales ha concluido que las palabras más usadas en alusión a las deportistas son «edad», «embarazada» o «soltera», mientras que para ellos son «rápido», «fuerte» o «fantástico». La alusión al físico de las deportistas es una constante y es fácil encontrar titulares y comentarios machistas en los medios; desde «las chicas más buenorras», a «las muñecas suecas» pasando por listas de las deportistas más sexis. De lo más sonados han sido por ejemplo titulares como el que le ha costado el puesto al director de un periódico italiano que rezaba: «El trío de las gorditas roza el milagro» en alusión a las tiradoras italianas. O el de «la mujer de» un jugador de fútbol americano que ganó el bronce en tiro al plato. Por no hablar de la nadadora húngara Hosszu que ha batido un récord «gracias a su marido», según un comentarista de la NBC o de Katie Ledecky que «es tan buena porque nada como un hombre».

Oír o leer que la jugadora de voleibol Winifer Fernández «no solamente es bonita sino que también es muy buena jugadora» es de juzgado de guardia. Y no. No vale comparar con lo que se ha dicho del físico del abanderado de Tonga, el taekwondista Pita Taufatofua, ni con que también se hagan listas de los atletas más sexis de los juegos. El día que se hable de los muñecos suecos o de que fulanito no solo es guapo sino que es un buen nadador, hablamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine