En corto

Guía para viajar al Norte. Apunte humano

17.08.2016 | 05:00

Antes de que en España hubiera turismo, en el tiempo en que el sol no era un reclamo, sino un repelente, la gente con posibles veraneaba en el Norte. El Norte y sus pobladores han estado siempre en el mismo lugar, pues Estrabón, hace más de dos milenios, ya situaba allí a Galaicos, Astures, Cántabros y Vascones, caracterizando sus costumbres bárbaras, su afición al baile en rueda y su ateísmo. Hoy la mayor parte de sus descendientes no lo saben, viven como si fueran civilizados, y de hecho lo son hasta que les salen a flor de piel los ancestros, sacrificios humanos incluidos. Como antiguos pueblos guerreros, son menos amigos del comercio (si bien progresan adecuadamente) y acogen al visitante con aparente distancia, aunque, una vez acogido, lo hacen suyo como si fuera un rehén, y no le dejan irse fácilmente de la tribu. Con frecuencia el visitante vuelve, inoculado de ese tribalismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine