En corto

Guía para viajar al Norte. Comida

21.08.2016 | 05:00

En el continente Norte la dieta mediterránea –de la que nadie podrá decir con justicia nada malo– por desdicha siempre ha tenido éxito limitado. La comida nunca se ha gozado como arte, sino como religión (menos sutil siempre). De hecho la religión en el Norte es comer, y la comida es el rito central de cualquier festejo, aunque, para guardar las formas, antes de la ingesta se pasee algún santo en andas, o haya unas palabras de homenaje a alguien. No se sabe si esta religión procede de la memoria del hambre, en tierras que fueron muy pobres, de un conjuro dietético de las células frente al mal tiempo, o del propio paganismo surgido de estar tan pegados a la tierra y tan dejados de las estrellas, pero el fenómeno es ése. De hecho, cada producto tiene su celebración y es festejado por todo lo alto, como si fuera un santo, y en realidad lo es. En general el viajero se convierte enseguida a esta fe tan grosera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine