Cartas al director

25.08.2016 | 05:00

Redes sociales
Recientemente ha sido publicado el libro «Fraudebook» escrito por el ensayista y filósofo Vicente Serrano Marín. De manera particular se refiere a Facebook, en la actualidad cuenta con más de 1.500 millones de usuarios activos a los que se les invita a optar por el «me gusta», sin embargo, no ofrece la opción de  «no me gusta». El autor dice que «Facebook entiende la felicidad de un modo muy insatisfactorio y sin descanso».  Pone en alerta la influencia que la red social hace con nuestras vidas, unas dimensiones y alcance que pueden pasar desapercibidas para el gran público en general. Facebook se ha instalado ahí en medio con un dispositivo inocente, en principio, pero que inadvertidamente incide, a través de una estructura banal y simple, y acaba modificando nuestra propia vida. Depositas afectos y aprobación, viéndote a través del otro. Al convertir la intimidad en espectáculo, somos anunciantes de nosotros mismos. El dispositivo, en sí mismo, es la infantilización de la propia vida. La búsqueda incesante de aprobación y lleva a cierta ansiedad, a ver qué te dice el otro. Es una caricatura de las relaciones humanas y algunos no se dan cuenta. Lo que queda en la pantalla tiene una enorme fuerza. Facebook es una falsa moneda, no son amigos, porque los amigos son un bien escaso y difíciles de conseguir. La amistad es algo muy valioso: sin amistad no es posible una relación humana feliz. El mundo digital ha transformado el concepto de libertad, pero en sentido negativo.
Plácido Cabrera Ibáñez
Fuengirola

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine