La señal

La manzana y el gusano

28.08.2016 | 05:00

Podemos reprocha a la Junta Electoral que excluya a Otegui, lo de menos es la ley para los podemitas, según éstos son «lo vascos» los que tienen que decidirlo. Podemos siempre con las víctimas, no con los verdugos. Pervierten la realidad, la Junta Electoral solo puede cumplir la sentencia judicial, no hay otra, pero ellos fabrican una realidad paralela. Son unos adelantados de la física y utilizan sin saberlo el puente de Einstein-Rosen, más comúnmente conocido como «agujero de gusano». ¿Sería permisible para ellos que otra fuerza creara otra realidad en la que los susodichos perdieran sus casas, por ejemplo? Pues ídem. Los populistas son los perdedores de la modernidad. Por cierto, recuerdo la manzanita y el gusano en aquella campaña electoral de 1982 en la que irrumpió el entonces presidente de CEA Manuel Martín Almendro dándole un mordisco al PSOE de Por el Cambio. Después vino Appel con la manzana ya mordida, pero ésa es ya otra historia.

Es como el surrealista Ayuntamiento de Marbella, que califica de «aislado» el enfrentamiento entre policías locales y «manteros». Menos mal, lo que faltaría es que fuera generalizado. Y la Junta, que también delira, dice que «es absolutamente falso» que los centros de salud estén colapsados, no, qué va, no hay casi nadie. La Fiscalía, por otra parte, abre diligencias por retrasos en el tratamiento por quimioterapia en el Regional. Eso es lo que debería ocurrir con más frecuencia, abrir diligencias contra quienes dañan objetivamente la salud de los ciudadanos, que pasen miedo, que teman por su libertad y hacienda como tememos nosotros vernos en una sala de espera en urgencias.

Y encima no le puedes cambiar la cerradura a la puerta de tu casa si no te paga la inquilina porque te llevan al calabozo y te multan. Habrase visto€ Se trataría de coacciones, pero oiga es que no me paga, tampoco la luz y el agua. No importa. Esto se llama seguridad jurídica y lo demás son tonterías. El Contrato Social de Rousseau roto y por los suelos.

¿Y ahora qué vamos a hacer si se nos va María Gámez? Pues ahora, el PSOE tiene una nueva papeleta, porque con María no alcanzaba ese sillón de caoba y sin María... La mujer ha hecho lo que sabía y podía, la verdad, como se ha visto, dos veces intentó el asalto del edificio y las dos se dio un batacazo en las escalinatas de acceso. Claro, también tiene un ejemplo, el de Pedro Sánchez -su ambición está siempre por encima de su capacidad política-, que no ayuda. Dentro quedan Daniel Pérez y Estefanía Martín, fuera no muchos más. Hay quien me susurra que una buena alternativa habría sido en lugar de Gámez, José María Martín Delgado, porque habría tenido los votos propios del PSOE y también una parte de los de derechas. Pero no pudo ser. Este Pepín -el otro Pepín, Sánchez Maldonado, goza en Sevilla haciéndolo bien- anda ahora con otras complicaciones. Y Adelaida de la Calle no creo que pise este jardín, aunque el otro día me decía en la terraza del periódico que a ella le gustaba la Feria, pese a que a su alrededor todos despotricaran. Que se lo pregunten a la asociación de vecinos del Centro Histórico, que la califica de «barbarie», yo me sumo. Lo peor de nosotros se da cita esos días en nuestras calles ahítas de alcohol, violencia, mala educación, sexo de tercera, ruido, calor€, es la puerta abierta del chiquero que llevamos dentro.

La vida es una pasión inútil. Como la ONU, que tiene fuerzas desplegadas en distintos conflictos y después no salen a la calle no les vayan a hacer pupa, caso de Sudán del Sur, en Juba, que le piden auxilio los cooperantes antes de que los violen y asesinen y las tropas del UNMISS contestan una hora después «no podemos enviar ningún equipo ahora». Pues allí, en la habitación del pánico del hotel, violaron a todas las mujeres. Con el dinero que nos cuesta la ONU y siempre con sus medias tintas y su buena vida. Como dice un tuit de Guzmán Salazar, hijo de El Chapo, hay que olvidar lo pasado, apreciar lo que queda y esperar lo que venga. Le doy la palabra a Vicente Espinel:
Contentamientos pasados,
¿qué queréis?
Dejadme, no me canséis.
Contentos cuya memoria
a cruel muerte condena,
idos de mí enhorabuena,
y pues que no me dais gloria
no vengáis a darme pena.

cima@cimamalaga.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine