En corto

Lucy: el precio de la fama

31.08.2016 | 05:00

Era ya nuestra antepasada más remota un bípedo terrestre «eficaz» (uno de los nuestros, por tanto), o hacía gran parte de su vida en los árboles (más mono que hombre, por tanto)? El debate era encendido, hasta saber, ahora, la causa de la muerte de Lucy: se cayó de un árbol. Ahora bien, ¿zanja acaso este hecho la cuestión? Un arborealista dirá que eso prueba que se movía de forma habitual por los árboles. Sin embargo un terrestrealista replicará que la caída prueba que sus habilidades al respecto estaban ya muy mermadas en ese momento de la evolución, debido a la mayor eficacia de la bipedestación. En el instante en que sus dedos no llegaban a la siguiente rama, o ésta se quebró debido a la última sequía en Afar (Etiopía), Lucy no podía saber que esa fatal caída y el hallazgo de sus restos le proporcionarían la fama y la inmortalidad (al menos relativa: más de 3 millones de años).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine