En corto

Viento anti poli-cor

11.09.2016 | 05:00

La expresión "políticamente correcto" es demasiado larga, y a la vez es demasiado útil como para esquivarla. En adelante usaré poli-cor. Lo poli-cor es hoy, simplemente, la moral pública, que define el deber ser de la conducta cívico-social. Esto da idea de su necesidad. Ahora bien, en la medida en que lo poli-cor es algo que se nos impone, y que nos lo limita todo, del comportamiento a la expresión, alargando sus tentáculos incluso a la intimidad (con pocos íntimos se puede uno salir de lo poli-cor), es lógico que frente a esa imposición nazca una fuerza negativa, un odio larvado, una pasión libertaria y libertina, un rencor que nos crece por dentro. Cuánto de esa fuerza haya en los populismos está por medir (si es que se puede), pero intuyo que mucho. Por eso cada vez que un populista dice una salvajada que va contra lo poli-cor sus velas se hinchan. Constatar que es así mete miedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

FRANCISCO SOLER*

Ley, no humillación

«Paz, piedad, perdón» es el discurso que Azaña pronunció en el Ayuntamiento de Barcelona en...

 
 

La erótica rebelde

Sigue pues el calvario hacia adelante. Con esa fragilidad paradójica que tienen los...

 
 

ENRIQUE BALLESTER

Árbitro y cronista

Cuando era joven, Puigdemont escribía crónicas de fútbol regional. Gracias...

 
 

JORGE DEZCÁLLAR*

Fuego

Parece premonitorio. Este verano de altas temperaturas en el clima y en la política ha...

 
 

Cartas al director

Diferentes presos políticoLos políticos presos lo son todos -excepto algún...

 
 

MIGUEL A. SANTOS GUERRA

Ministros de los pensamientos bonitos

He leído, o eso creo, todas las novelas de Nicolas Barreau...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine