En corto

Ventajas de la guerra más loca

15.09.2016 | 05:00

En Siria al principio los malos eran el Asad y su ejército, y los buenos los rebeldes, razón por la que en Occidente hasta algún humanitario pedía más bombas contra aquel, para frenar un genocidio. Luego resultó que muchos rebeldes pertenecían a un bando de malos malísimos, que le hacía el juego al ISIS, y otros, como los kurdos, aunque para Occidente eran buenos, pues combatían tanto a el Asad como al ISIS, eran terroristas para la Turquía de Erdogan, que pertenece a la OTAN y es por tanto uno de los nuestros. Pero en fin, al menos sabíamos que había un malo que no cambiaba, el Asad, protegido además de Putin, el invasor de Ucrania. Así estábamos cuando Putin y Obama acordaron que su enemigo de verdad era el ISIS, con lo cual empieza el blanqueo de el Asad. La única ventaja de estas guerras de todos contra todos, con tanto cambio de bando, es que le ayudan a uno a no ser maniqueo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine