El Palque

Chorrea pringue

Barberá, Griñán... la fama del bipartidismo se va encanallando. Van a terceras elecciones no obstante fuertes y ganadores

16.09.2016 | 00:50

No veas si chorrean pringue los periódicos. Antes manchaban de tinta. Ahora manchan de corrupción. Se levanta uno y se prepara para el sobresalto. Un día lo de Barberá, que se aferra al escaño del Senado. La mandarán con los de Bildu, al grupo mixto, generando en tan venerable y discutida Cámara una tertulia en la que uno pagaría por ir de oyente. Ella bien puede hablarles de autodeterminación. Se gobierna sola. Ha formado un grupo unipersonal. Ya tenía desde hacía tiempo hechuras de senadora. Ahora es senadora y un grano en el cuello o el culo de Rajoy. Entre José Manuel Soria y ella y el barcenismo y Jaume Matas van horadando las razones de Rajoy para volver a gobernarnos.

Sobresaltos. La Fiscalía Anticorrupción pide seis años de prisión y treinta de inhabilitación para el expresidente socialista andaluz José Antonio Griñán por un delito continuado de malversación y otro de prevaricación en el caso de los ERE, y diez de inhabilitación para Manuel Chaves, por prevaricación. Además pide ocho años de prisión para los exconsejeros José Antonio Viera, Antonio Fernández y Francisco Vallejo y seis para la exconsejera Carmen Martínez Aguayo. Estas cosas parece que salen cuando tienen que salir, o sea, como para compensar lo de uno con lo de otro, o sea, para interferir en la precampaña. La Justicia es independiente, pero no parece serlo de las casualidades.

El proceso que inició la juez Alaya se convirtió pronto en una impugnación total contra el proceder de la Junta, una enmienda a la totalidad. Un intento de demostrar que en los Consejos de Gobierno todos estaban en el ajo y las reuniones eran básicamente para chanchullear. Pero finalmente se carga del lado del griñanismo, no tanto del chavismo. La consejera Aguayo intentó hacer de cortafuegos y dijo en su día que ella era la que veía la papela en última instancia. No ha colado.

El PP andaluz está contento. Tal es el odio africano, incluso asiático, que profesa a Chaves y en menor medida a Griñán, gentes a las que nunca pudieron largar de la presidencia de la Junta. Todos estos casos de los ERE andaluces o las trincalinas valencianas, madrileñas, catalanas, etc. fueron cometidos hace muchos años. Es decir, ahora hay un tío prevaricando, malversando, trincando o mamando que será juzgado dentro de cinco, diez o quince años, lo cual interferirá tal vez en el voto de un jovencillo de faz granulada que ahora zascandilea por el patio de un colegio tratando de que su puntapié haga entrar el esférico en la portería. Portería bajo la cual pudiera haber otro zagal que se haga juez dentro de muchos, muchos años y juzgue lo que ahora está cometiendo un político en un despacho a pocos metros de su colegio. El clima general es de hedor a muladar y a tú más, lo cual aboca a nuevas elecciones al que concurre un bipartidismo enfermo y ganador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine