Porque hoy es sábado

La escalera del tiempo

17.09.2016 | 05:00

La vida no nos debe nada. Forro los libros de mi niño intentando recordar cómo lo hacía mi madre cuando el niño era yo. Se me arruga el plástico transparente pero lo resuelvo con toneladas de cinta adhesiva. Lástima que haya que esperar a que se cierren los círculos para darles el abrazo redondo que ahora les darías a tu madre y a tu padre, cuando ya no están. Peldaño a peldaño, no avanzamos sino es subiendo la escalera del tiempo, por supuesto de caracol, círculo a círculo tal como se la ve desde arriba sólo cuando llegas a lo alto. Diecinueve años fue presidente de Andalucía Manuel Chaves, aunque tras el escrito acusatorio de la Fiscalía Anticorrupción pareciera que ande bajando peldaños en su escalera temporal...

Carroña incrustada. La semana ha sido un carrusel cerrado y de colores, de esos que hay en algunos locales de comida rápida para atraer clientela familiar a los que suele querer que le lleve mi hijo, algo asfixiante para estos días de verano septembrino. Rita Barberá, Gabriel Amat, Jaume Matas, Bárcenas y más se quedaban atascados en los codos de cada bajada, sus nombres volvían con fuerza a inundarlo todo con pitufeos, nepotismos, amenazas de ida y vuelta y esas cosas, mientras los niños sólo volvían al colegio ascendiendo un año más en su pequeña escalera. Hasta un buitre negro ha chocado con un avión en pleno vuelo en Mallorca quedándose incrustado en el fuselaje. Hoy con esa anécdota Hitchcock no hacía una película, sino una serie completa: Los buitres…

Ere que Ere. A quienes ponían el foco partidista en la defensa de los suyos, cargando las tintas en la politización de la Fiscalía, se suman ahora quienes en defensa de los otros suyos, Chaves, Griñán, Zarrías, Viera, Fernández, etc., también acusan a jueces y fiscales de la oportunidad política de querer compensar o acallar el escándalo de la otra parte. Y así llevamos años… Reconozco que me ha impactado la pena de seis años de cárcel por malversación que le pide el fiscal a José Antonio Griñán. Aunque el juez instructor Álvaro Martín, cuando ya procesó a altos cargos de la Junta en esa pieza política separada de los ERE, nos hizo recordar las razones de la jueza Alaya, tan criticada como glorificada por su obstinada actuación en el caso del fraude de los ERE , producido y sostenido durante años desde el corazón de la Administración andaluza. En lo que respecta al caso de los ERE andaluces, el primer lagarto verde llamado dinero, a discreción, nació en 2001, cuando se creó la incubadora para el fondo de reptiles, de nombre Fondo de Transferencias de Financiación. Quince años después todo empieza a ser naufragio, que diría Neruda.

Cenizas del incendio. Se han hecho muchas cosas mal, ahora se trata de hacer todo lo bueno posible con esto. Las cenizas de un incendio en el monte sirven de abono para que el bosque crezca más fuerte, aunque tarde años en conseguirlo, pero mientras tanto habrá flores. Podrá parecer un rollete a lo Khalil Gibrán lo de las flores, pero si no volvemos a creer otra vez en quienes detentan el sistema saldremos aún peor parados y con más parados aún. Y eso a pesar de que quienes han debido ser padres de la patria (esa palabra que tanto gusta gusta tanto, insisto) no sólo no la han defendido y honrado sino que se han aprovechado del Estado en beneficio propio y de sus amigotes, familiares y clientes contra la sociedad que representan y a la que deberían servir. O han mirado para otro lado mientras esto sucedía.

Devolver lo saqueado. Hay mucha gente que ha trabajado para llevárselo. Pero también hay otra que está trabajando, con presiones de todo tipo y con mayor o menor independencia pero con la Ley por delante, para recuperar, por ejemplo, los 152 millones de euros que se desviaron de los más de 700 destinados a buscar la paz social en Andalucía, y que terminaron en las manos de falsos trabajadores, aseguradoras cómplices, políticos de tres al cuarto, sindicalistas comprados y demás humanidad extraviada.

Aviso a navegantes. Hace mal el PP si cree que su suelo electoral es tan firme como para aguantarlo todo. Hace mal el PSOE si cree que no puede seguir bajando aún más de lo que ya lo ha hecho. Hacen mal los partidos emergentes si no entienden que su nacimiento se debe, no tanto a la ideología, como a la necesidad expresa de regeneración que una parte de la ciudadanía exige sin vuelta atrás. Hacen mal los nacionalistas en aprovechar un momento tan delicado en este país y en Europa para presionar con visceralidades independentistas. Y harán bien quienes se interesen por el primer disco del compositor y músico malagueño Daniel Lozano, La escalera del tiempo, que se presentó ayer…
Porque hoy es sábado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine