Cartas al director

20.09.2016 | 05:00

Iglesias, deja la política
Cuentan que al nombrar Franco a un gobernador provincial, éste le preguntó cómo debería obrar para hacerlo bien, a lo que  Franco respondió: «Haga como yo: no se meta en política». Lo cierto es que, superando con mucho ese menosprecio de la democracia, hoy acaba de decir que «Un buen político apuñala por la espalda. Yo de eso no soy capaz» el político Pablo Iglesias.

Si tuvieran un mínimo de coherencia y dignidad, después de esa y otras declaraciones en el mismo sentido –como el sentirse «acojonado» en el Parlamento– no le quedaría otra que dejar la política y volver a ser un brillante profesor del más puro dogmatismo. Sólo así conseguiremos los votantes de Podemos los objetivos a los que legítimamente aspiramos, liberados de su tan corta como infumable herencia de intransigencia impolítica, de puñaladas en todas direcciones, con lo que Iglesias nos está dañando –véanse los resultados electorales y las encuestas– como no han podido hacer nuestros peores enemigos.
F. Gomis Mas
Marbella

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine