En corto

Inválido voluntario

21.09.2016 | 05:00

A veces, por alguna razón, queda uno descolgado de los primeros tiempos de un best seller, ese periodo en que sólo hablan de él los iniciados, luego no se cuelga a tiempo por no ir con la corriente, más tarde no lo hace por desconfianza hacia los gustos masivos, y al final se queda uno fuera de una parte del mundo. Eso me ha ocurrido con Juego de Tronos, saga de la que no sé nada, nada. Como algo me frena para intentar engancharme al pelotón (¿la vergüenza del último en llegar?), el descuelgue me provoca invalideces: no me integro en charletas del día siguiente a la hora del café o de los pinchos, no dispongo de claves que la serie proporciona para entender el estado de cosas en el frente de la novedad, me faltan datos para interpretar la política de Pablo Iglesias, etcétera. Sólo me queda esperar su caída de pantalla, pero, como dice un amigo de la misma edad que yo, «hay que llegar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

FRANCISCO SOLER*

Ley, no humillación

«Paz, piedad, perdón» es el discurso que Azaña pronunció en el Ayuntamiento de Barcelona en...

 
 

La erótica rebelde

Sigue pues el calvario hacia adelante. Con esa fragilidad paradójica que tienen los...

 
 

ENRIQUE BALLESTER

Árbitro y cronista

Cuando era joven, Puigdemont escribía crónicas de fútbol regional. Gracias...

 
 

JORGE DEZCÁLLAR*

Fuego

Parece premonitorio. Este verano de altas temperaturas en el clima y en la política ha...

 
 

Cartas al director

Diferentes presos políticoLos políticos presos lo son todos -excepto algún...

 
 

MIGUEL A. SANTOS GUERRA

Ministros de los pensamientos bonitos

He leído, o eso creo, todas las novelas de Nicolas Barreau...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine