En corto

No es ficción, es realidad

24.09.2016 | 05:00

El último movimiento de Pedro Sánchez apesta a oportunismo del superviviente, pero el conflicto interno del PSOE que hace aflorar es muy real, y expresa dos modos de afrontar la crisis económica desde un partido de izquierda, que sin duda dividen también a la militancia (como en el Reino Unido el laborismo de Corbyn). O sea, Sánchez utiliza en su beneficio ese conflicto de fondo, pero no se lo ha inventado. De hecho el mismo conflicto está detrás de la existencia de Podemos, que se nutre sobre todo de antiguos votantes socialistas. El conflicto puede resumirse así: ¿se debe acatar por necesidad el discurso único de la economía, si bien buscando mitigar sus peores efectos sobre los trabajadores (Francia), o se debe impugnar, aunque por pragmatismo haya que someterse a medidas incómodas (Portugal, Grecia)? Parece pura retórica, pero la izquierda siempre ha buscado un sentido en ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine