Inventario de perplejidades

El mercado contraataca

02.10.2016 | 01:54

Se estaba dilatando más de lo conveniente la tarea de formar un Gobierno que fuera grato a los mercados, la situación empezaba a generar impaciencia por la negativa del señor Sánchez a abstenerse en favor de la investidura de Rajoy, y los mercados han reaccionado con prontitud. El protocolo fue parecido al que se describe en las novelas de la serie negra. Primero le mandaron a Sánchez mensajes a través de unos hombres de la organización con fama de persuasivos, de esos que recomiendan sensatez para evitar males mayores mientras te ponen la mano en el hombro y te miran a los ojos. Luego, como se resistía, le fueron creando un clima de opinión irrespirable a través de los medios, sobre todo de los más afines. Y por último pasaron a la acción de forma contundente: cuando con la discreción no se logra nada es preferible un rápido desenlace, aunque sea momentáneamente catastrófico para la imagen del partido, que una situación pantanosa. El ataque estuvo bien programado y perfectamente medido en el tiempo. A primera hora de la mañana del miércoles compareció Felipe González en una importante cadena de radio para ser entrevistado a la hora de mayor audiencia. Dijo que Sánchez lo había engañado porque le prometió que después de votar contra la investidura de Rajoy en la primera instancia, se abstendría en la segunda. «Me siento defraudado», confesó. Luego, el entrevistador le preguntó insistentemente sobre lo que tendría que hacer Sánchez en el caso de que la mitad más uno del comité federal le negase apoyo a sus planteamientos. González fue muy escueto: «Tendrá que dimitir». Poco después del mediodía se presentó el escrito de renuncia de 17 miembros de ese comité con el propósito de forzar la dimisión de Sánchez. !Es hombre muerto!, se oyó en algunas tertulias radiofónicas que no son precisamente partidarias de los socialistas. En otras tampoco fueron más benévolos. Por ejemplo, el ingenioso columnista de un periódico conservador comparó a González con el dirigente máximo de Spectra, aquella organización criminal de las películas de James Bond. «Ahora estará acariciando al gato», comentó entre risas (el dirigente máximo de Spectra solía acariciar a un gato precioso mientras planeaba maldades). No sabemos qué rumbo tomará la crisis del PSOE que con 137 años es la formación política más antigua de España pero la salida será dolorosa dada la agresividad de los enfrentamientos. Aunque históricamente hubo trifulcas más serias que esta. Sin remontarnos al periodo anterior a la guerra civil, todos recordaremos la dimisión táctica de González cuando propuso el abandono del marxismo, el cambio de rumbo respecto de la OTAN o la liquidación política de Borrell tras haber sido elegido candidato a la presidencia del Gobierno. Cuando hay una crisis mucha gente mete la cuchara. Como Feijóo que alardea de haber desencadenado el caos en el PSOE con su triunfo en Galicia. En fin...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine