360 grados

Los impuestos de las multinacionales

15.10.2016 | 23:58

Recordarán el revuelo creado cuando se supo que Apple se había beneficiado de un increíble trato de favor fiscal en Irlanda y la UE le exigió la devolución de 13.000 millones de impuestos no pagados.

La mayor compañía del mundo había terminado tributando sólo un 0,005 por ciento en lugar del 12,5 por ciento que se aplica normalmente a las empresas en ese país.

Para la comisaria europea de la Competencia, Margarethe Vestager, que rechazó valientemente las presiones de Washington para que abandonara el caso, ello equivalía una ayuda estatal ilegal a la multinacional estadounidense.

Inmediatamente, el director ejecutivo de de Apple, Tim Cook, criticó a Bruselas y dijo que la sanción de Bruselas significaba un duro golpe para las inversiones extranjeras en Europa y afectaría negativamente a la creación de empleo.

Mientras tanto y bajo el impacto de esas revelaciones, los ministros de Finanzas del G-20 han llegado a un acuerdo para intentar poner fin a esos trucos fiscales.

Según fuentes de la OCDE, los Estados se ven privados anualmente de ingresos fiscales de entre 100.000 y 240.000 millones de dólares, dinero que podría servir para financiar servicios públicos o mejorar las infraestructuras.

Las autoridades fiscales quieren intercambiar información sobre el pago de impuestos por parte de las empresas que operan en distintos países para asegurarse de que ésas tributan allí donde obtienen sus beneficios.

Pero si hemos de creer al semanario Die Zeit, el acuerdo del G-20 es motivo de alarma en círculos industriales del principal país exportador de Europa.

Así, sus empresarios advierten de que muchos países en desarrollo pueden reclamar en un futuro a las empresas germanas que operan en ellos el pago de impuestos por los beneficios allí obtenidos.

Y para compensar la consiguiente pérdida de ingresos en casa, Berlín, según temen, podría decidir aumentar la tasa impositiva a las empresas.
Según el Instituto de la Economía Alemana (IW), la poderosa industria del automóvil paga actualmente en Alemania más impuestos que en el resto del mundo.

Y ello aunque el sector automovilístico germanas fabrica en sus plantas distribuidas por todo el mundo casi el doble de los vehículos que produce en casa.

Apple, pues, no está tan sola como parece.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine